Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SANIDAD | ABSORVERÁ EL INSTITUTO DE ESTUDIOS CITOLÓGICOS DE GRISOLÍA

Castellano anuncia la creación de un centro de investigación en biomedicina para 2003

La Comunidad contará en 2003 con un centro de 'referencia de primer nivel' dedicado a la investigación en biomedicina. El consejero de Sanidad, Serafín Castellano, apuntó que el organismo -que integrará el Instituto de Investigaciones Citológicas, que impulsó el investigador bioquímico Santiago Grisolía- se centrará en investigar aspectos relacionados con la genética y medicina preventiva, células madre o bioingeniería genética aplicada a trasplantes. El proyecto supone una inversión de 6.000 millones de pesetas, cubiertos en un 70% por fondos europeos.

El responsable de Sanidad del Consell no ahorró adjetivos a la hora de destacar la importancia del centro ayer en su presentación pública. Castellano apuntó que el proyecto logrará convertir a la Comunidad en 'referencia de primer nivel' en el campo de la investigación así como de 'punto de encuentro' para la ciencia 'a nivel internacional'. El Centro Superior en Alta Tecnología Científica para la Investigación en Biomedicina y en Trasplantes de Tejidos y Órganos de la Comunidad Valenciana, nombre que recibe el organismo, se situará en una extensión contigua a la Ciudad de las Artes y las Ciencias, al lado del parque oceanográfico en una superficie de unos 12.000 metros cuadrados. La superficie construida alcanzará los 30.000 metros cuadrados distribuidos en cuatro plantas y, según las previsiones iniciales, estará concluido el año 2003.

6.000 millones

El centro supondrá una inversión total de 6.000 millones de pesetas entre los 4.000 millones destinados a la construcción del inmueble y los 2.000 dirigidos a equipamiento, parte de los cuales corresponde a instrumental de alta tecnología. Castellano apuntó que el coste de la construcción correrá a cuenta del Programa de Desarrollo Regional (PDR) cubierto por los Fondos Feder asignados por la Unión Europea para el periodo comprendido entre los años 2001 y 2006. La dotación económica de las ayudas asciende a 6.043 millones de pesetas, un 30% de las cuales corresponde aportar a la Generalitat. De momento, el Consell ha dispuesto en los presupuestos de este año un total de 530 millones de pesetas destinados al comienzo de las obras previstas para este año. El consejero de Sanidad señaló que, de seguirse el calendario previsto, la licitación de las obras tendrá lugar durante el primer semestre de este año, y que la construcción del centro se iniciará este año.

A la presentación asistió Santiago Grisolía, vicepresidente del patronato de la Fundación Valenciana de Investigaciones Biomédicas, del que depende el Instituto de Investigaciones Citológicas. Este centro, así como su personal y los fondos que el Consell destina anualmente para su funcionamiento -320 millones de pesetas este año- se integrará en el nuevo centro, una vez entre en funcionamiento. Grisolía, que asistió a la presentación junto a Castellano y el director de la Oficina de Ciencia y Tecnología de la Generalitat, Javier Quesada, apuntó que el centro permitirá traer a la Comunidad 'grandes figuras' de la investigación ya que hasta el momento sólo se contaba con el Instituto de Investigaciones Citológicas 'donde no se puede ni entrar' de lo saturado que se encuentra. Además del personal de esta entidad, Castellano no dio datos de los investigadores que trabajarán en el nuevo instituto, y se limitó a señalar que serán más de 300.

El centro abordará líneas de investigación entre las que se encuentran la genética y la medicina preventiva o el estudio de las células madre. También prevé crear un banco de células de cordón umbilical, la aplicación de la bioingeniería genética aplicada a la investigación en trasplantes, investigación en el desarrollo de corazones artificiales, trasplantes de células, tejidos y órganos, así como la inmunología referida al trasplante. Todas las líneas de investigación se enfocarán hacia la aplicación clínica de los trabajos que se desarrollen, y su espacio de trabajo dependerá, como apuntó Castellano, de la dirección que tome la evolución de la investigación en biomedicina.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de enero de 2001