Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Shem trata la psiquiatría con mucho humor en su novela 'Monte Miseria'

El autor afirma que su relato está basado en hechos reales

El escritor Samuel Shem lleva vendidos más de dos millones de ejemplares de la obra La casa de Dios, una divertida novela considerada por los estudiantes de medicina norteamericanos como "la Biblia". Ahora Shem ataca de nuevo con Monte Miseria (Anagrama), otra novela con el mismo protagonista, Roy Bach, pero ambientada en esta ocasión en un hospital psiquiátrico sobre el que vierte grandes dosis de humor.

Aislamiento

En el libro pueden leerse frases como ésta: "Los peores psiquiatras son los que más cobran". O esta otra: "Tus colegas te harán más daño que tus pacientes". Shem también afirmó recientemente en Barcelona, a donde acudió para presentar su nuevo libro: "En mis novelas no digo que los médicos sean malas personas. Son el sistema y las instituciones los que provocan que se comporten de un modo extraño".El aprendizaje que de la psiquiatría hace un joven médico en un gran hospital es el eje de Monte Miseria, novela en la que se repiten las situaciones jocosas y en la que puede verse a psiquiatras aprendiendo a diagnosticar, en 14 minutos, a un aspirante al Premio Nobel provocando la ira de sus pacientes y a una serie de médicos hartándose de recetar Prozac como si de aspirinas se tratara.

Samuel Shem, activista "radical" de los años sesenta en Estados Unidos participando activamente en la guerra contra Vietnam, sabe de qué habla. De hecho, Shem es el seudónimo elegido por Stephen J. Bergman, psiquiatra y director de la sección clínica de la facultad de Medicina de Harvard, para escribir novelas.Insiste Shem en que su novela está basada en hechos reales y en algunas de sus experiencias como psiquiatra. "Lo que he aprendido con el tiempo es que lo importante en psiquiatría para ayudar a la gente es que haya una conexión entre médico y paciente", explicó recientemente en la presentación de la novela Monte Miseria. "La enfermedad de la edad moderna es el aislamiento y hay que luchar contra esto. En mis novelas explico cómo en los grandes hospitales las personas quedan aisladas unas de otras y llega un momento en que el psiquiatra se pregunta si es él el loco".

Preguntado sobre si opina que el método del psicoanálisis está superado, el escritor afirmó: "¿Si es útil el psicoanálisis? Miremos lo que ha pasado con Woody Allen. Lleva 30 años de psicoanálisis y se casa con su hija adoptiva. La verdad, no creo que el psicoanálisis haya ayudado a Allen".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de diciembre de 2000