Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
BROTE INFECCIOSO EN ALCOY

El alcalde descarta el agua y las torres en uso como foco de contagio

El foco de contagio de la legionella en Alcoy sigue siendo una incógnita. El alcalde de Alcoy, Miguel Peralta, señaló ayer que los últimos análisis practicados para buscar la bacteria legionella en la red pública de agua de la ciudad y en las torres de refrigeración que se encuentran en funcionamiento han resultado negativos. Peralta señaló, sin embargo, que el Ayuntamiento de Alcoy sigue con la cloración del agua potable, iniciada al día siguiente de conocerse la presencia de la bacteria en la red de agua tras la publicación de los análisis realizados por los Laboratorios Labaqua. Estos análisis de PCR fueron desechados por la Generalitat, que aseguró que las muestras de cultivo analizadas demostraban que la bacteria detectada en la red de agua no coincide con la que ha infectado a los pacientes. Además el presidente de la Generalitat, Eduardo Zaplana, descartó en Alcoy la hipótesis de que la bacteria detectada en los pacientes hubiera podido sufrir una mutación con el tratamiento médico y que por ello no coincidiera con la detectada en el agua.Descartada esta vía de contagio, el Consistorio alcoyano ha retomado la hipótesis inicial que apunta a las torres de refrigeración de las empresas locales como foco infeccioso. Esta teoría tomó cuerpo nada más descubrirse el brote en septiembre de 1999. Desde entonces y hasta la fecha se han localizado 20 instalaciones susceptibles de tener acantonada la bacteria y transmitirla. Todas ellas han sido clausuradas y desinfectadas en distintas ocasiones. Pero ante el avance de la enfermedad, que ha cobrado mayor importancia desde que comenzó el tercer brote, a finales de septiembre pasado, el Ayuntamiento ha intensificado la búsqueda de instalaciones de este tipo, muy habituales en una localidad industrial.

A raíz de las últimas actuaciones se han localizado estos días, a través de una cartografía digitalizada de la ciudad, 70 puntos en los que se creía que podían existir instalaciones de refrigeración no controladas, si bien las inspecciones posteriores han verificado que en ninguno de ellos hay aparatos sospechosos de tener la legionella, según fuentes oficiales.

El concejal de Sanidad, Julio Fontoba, comunicó el cierre ayer de dos torres de refrigeración en Alcoy que no cumplían las condiciones higiénico-sanitarias, para evitar la aparición de la legionella. A estas torres se sumará una tercera torre que será clausurada el próximo lunes, que es cuando se ha comprometido a desmontarla y limpiarla la empresa propietaria de la instalación. Después de 14 meses el Consistorio ha iniciado esta semana reuniones con distintos colectivos para explicar a los ciudadanos la situación de los brotes de legionella en Alcoy y las medidas preventivas a aplicar.

[Por su parte, Juan García de Lomas, jefe de Microbiología del hospital Clínico de Valencia y consultor del Consell en la materia, descartó también el agua potable como origen del contagio, a pesar de lo cual insistió en que es necesario limpiar en las casas objetos como las alcachofas de ducha.]

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de diciembre de 2000