Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Editorial:

Déficit de 'think'

El Círculo de Empresarios es un selecto club de directivos y ejecutivos de grandes empresas que se presenta como un think-tank (centro de generación de ideas) español, una de cuyas funciones es, desde hace 23 años, realizar informes sobre la situación económica y laboral española. El Círculo acaba de proponer una urgente reforma del sistema laboral a fin de que las mujeres españolas que trabajan aporten una cuota con la que financiar sus bajas por maternidad.Los trabajos del Círculo se han venido caracterizando desde siempre por contenidos fuertemente ideológicos vinculados a líneas de pensamiento en el extremo radical del neoliberalismo. Hace cuatro años logró una amplia repercusión pública al recomendar que España adoptara un sistema de capitalización de pensiones como el ideado por el ministro chileno José Piñera para su propio país durante la era de Pinochet. La propuesta fue descalificada por muchos economistas, políticos y analistas, por considerarla inaplicable en un país desarrollado miembro de la Unión Europea.

Resulta chocante que un grupo de altos ejecutivos empresariales que se supone está en contacto con la realidad económica y social de este país, y que conoce las tendencias internacionales, ignore que España mantiene en estos momentos una de las tasas de natalidad más bajas del mundo y que es el país de la Unión Europea en el que trabaja menor número de mujeres, y muy concretamente de mujeres comprendidas entre los 20 y los 44 años, con hijos menores.

El problema con la propuesta de hacer que las propias trabajadoras paguen las cotizaciones a la Seguridad Social de las bajas por maternidad no es la extraña creencia que demuestran tener los altos ejecutivos del Círculo de que la maternidad es exclusivamente un tema "de mujeres", en el que el colectivo masculino no tiene, ni ha tenido, responsabilidad alguna, ni tan siquiera la zafia forma en la que su portavoz, Lorenzo Bernaldo de Quirós, se refirió a la menopausia como la "fecha de caducidad" de las mujeres.

La teoría no podrá invocar a su favor razones económicas, y tampoco los principios neoliberales a que se acoge el Círculo. El desarrollo de las nuevas sociedades, precisamente cada vez más liberales y desregularizadas, exige la incorporación masiva de la mujer al mercado de trabajo, y hacerlo de forma que sea compatible con la posibilidad de tener hijos. Si el coste laboral de la maternidad recae exclusivamente sobre las trabajadoras se habría puesto en marcha uno de los mecanismos más eficaces que se pueda imaginar para disuadirlas: bien de trabajar, bien de tener hijos.

En algunos think-tank, lo que falta es materia prima y sobra sectarismo. La calidad de los estudios del Círculo ya ha adolecido en muchas ocasiones del rigor mínimo para ser presentados. El de la cuota a las mujeres trabajadoras para financiar su maternidad es, simplemente, desquiciado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de diciembre de 2000