_
_
_
_

Bolaño airea los fantasmas de la dictadura en el libro 'Nocturno de Chile'

El autor traza un retrato alegórico del régimen de Pinochet

A través de la voz delirante de un sacerdote del Opus Dei, el narrador chileno afincado en Blanes Roberto Bolaño (Santiago de Chile, 1953) traza en su nueva novela un cuadro alegórico del Chile pinochetista, cargado de fantasmas, torturadores y toques de queda. Nocturno de Chile (Anagrama) se compone de siete cuadros que se suceden al ritmo del delirio febril del sacerdote, a lo largo de una noche de agonía.

Los demonios personales del sacerdote le llevan desde las clases de marxismo al dictador, hasta su estancia en Europa para aprender la técnica de exterminar palomas con halcones.Aunque Bolaño aseguró ayer, durante la presentación de la obra, estar en contra de la literatura de denuncia y del realismo social ("un escritor jamás debe permitir que su literatura se dirija a algún fin no literario", afirmó), el editor Jorge Herralde definió la novela como "una pequeña obra maestra escalofriante".

Nocturno de Chile es la segunda obra de Bolaño ambientada en su país natal, de donde se marchó seis meses después del golpe de Estado que terminó con Salvador Allende. "Y en esos seis meses", dijo el escritor, "lo pasé realmente mal". Precisamente la subida al poder de Allende es el punto de partida de uno de los cuadros más singulares de la obra, aquel en que Sebastián Urrutia, el sacerdote, enseña los rudimentos del marxismo a un grupo de generales golpistas, tal como efectivamente sucedió en realidad. "Y encima los manuales que utilizaban eran los trágicamente célebres de Marta Harnecker y Eduardo Galiano, tan malos que probablemente son los responsables de que las revoluciones nunca hayan triunfado en Latinoamérica".

Otros personajes destacados son Salvador Reyes, "el único escritor chileno mencionado en las obras de Jünger", y sobre todo Farewell, pope de la crítica literaria nacional, que se hunde en una vejez balbuceante y perpetua. Bolaño reveló que este personaje está basado en una figura histórica chilena, aunque no precisó cuál "para evitar demandas por difamación", del mismo modo que el torturador Jimmy Thompson es una transposición real de un infiltrado de la CIA en el régimen pinochetista.

En Nocturno de Chile, constituido por un solo párrafo de 150 páginas, también se esconden dos "encomenderos del abismo", los señores Oido y Odeim (cuyos nombres al revés dan idea de las alegorías que representan), así como un zapatero vienés que fracasa en su intento de construir la llamada Colina de los Héroes, un cementerio mitológico donde al final no reposará nadie más que él.

Roberto Bolaño anunció que para la próxima, que será una novela larga, hace viajes "peligrosísimos" por Internet a la búsqueda de datos extravagantes para la trama (los asesinatos de mujeres en la mexicana Ciudad Juárez).

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_