Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Comisiones acepta la venta de MRT para salvar el empleo y la actividad minera

La asfixia económica que padece Minas de Riotinto Sociedad Anónima Laboral (MRT SAL) es ya insostenible. Comisiones Obreras, mayoritario en el comité de empresa, mostró ayer su disposición a negociar la venta de la compañía onubense a una multinacional, como única solución al mantenimiento de la plantilla, integrada por 620 empleados, y de la actividad minera. La emblemática firma fue adquirida por los trabajadores en 1995, como única solución para su viabilidad, y, desde entonces, el sindicato venía defendiendo la gestión de los mineros, a pesar de la crisis provocada por la caída del precio del cobre en el mercado internacional. MRT. SAL se encuentra desde hace dos años en suspensión de pagos y los trabajadores se enfrentan ahora a un expediente de regulación de empleo temporal.

"Esta situación incomoda nos ha llevado a estar abiertos a la negociación con cualquier empresa", aseguró el presidente en funciones del comité, Rafael Pernil, que subrayó: "Si fuera necesario cederíamos hasta el 100% de las acciones de los trabajadores, si eso sirve para salvar los empleos". Los dirigentes sindicales no quieren hablar de marcha atrás, ni de derrota, sino de "renovación de ideas" por las circunstancias actuales.

La gestión de la mina ha sido escenario de una intensa batalla entre los sindicatos. UGT, al margen del comité de empresa, ha defendido una gestión profesional y la entrada de la multinacional Transfigura en la mina.

Pernil negó que CCOO "haya recibido propuestas ni de ésta ni de otra empresa", y abogó por una negociación entre la dirección, los sindicatos y las administraciones, "como garantía para cualquier acuerdo". Además, anunció que "mantiene contactos a nivel andaluz para la entrada de financiación externa".

Mientras, seis miembros del comité de empresa mantienen desde el viernes un encierro en el Pozo Alfredo, a 400 metros de profundidad, para exigir al gobierno central la concesión de un crédito de 1.000 millones de pesetas, que prometió a la compañía hace dos años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de noviembre de 2000