Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los empleados de Puleva, "inquietos" por el resultado de la fusión con Ebro

El comité intercentros de Puleva manifestó ayer su "enorme inquietud" por las consecuencias que para el desarrollo industrial supondrá la fusión entre la empresa láctea y la Azucarera Ebro Agrícolas. Los sindicatos consideran que si bien las dos sociedades han divulgado los "aspectos financieros y especulativos" de la operación no han explicado suficientemente los efectos que tendrá sobre los proyectos de expansión de las factorías. "Es difícil valorar lo que representa esta operación, ya que la impresión que trasciende de la misma son sus aspectos financieros", explicaron los trabajadores. "Esperamos que la fusión no afecte negativamente a los proyectos que Puleva tiene en Andalucía y, en consecuencia, a los puestos de trabajo, y se cumplan los compromisos acordados con las instituciones sobre la construcción de la planta de fermentados y yogures en Granada", añade el comité en un comunicado, varios días después de que los directivos de la láctea se comprometieran a mantener la actividad y la plantilla.

Los trabajadores expresaron su inquietud por el resultado final de la fusión. "Para los responsables de Puleva es una operación buena y necesaria, dado los condicionantes del sector en que se mueven ambas empresas. Esperemos que esta alegría sea compartida por todos y no se traduzca sólo en la recogida de beneficios para unos pocos", agrega la nota. Los empleados de lo que sí se quejan es de que no se les haya consultado sobre la operación, un hecho que consideran reprobable "más aún cuando siguen vigentes los acuerdos del plan industrial negociado en el expediente de despido colectivo".

"Vamos a seguir defendiendo", anuncian los empleados, "el proyecto andaluz de Puleva porque ese fue el eje de la negociación y del plan industrial (...) y así se asumió".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de octubre de 2000