Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El estallido del Ébola en Uganda pone en alerta a los países vecinos

El virus ha causado ya 43 muertos, y la OMS teme que aumenten

Ginebra / Nairobi

El brote de virus Ébola declarado en los últimos días en Uganda ha causado ya 43 muertes en ese país africano, según los datos provisionales facilitados ayer por la Organización Mundial de la Salud (OMS). La alerta se ha extendido a tres países cercanos -Kenia, Ruanda y Tanzania-, que ayer reforzaron sus controles fronterizos para tratar de identificar a los contagiados e impedirles el paso a su territorio.

Las autoridades sanitarias de Kenia enviaron un equipo médico a Busia, el principal paso fronterizo con Uganda, con instrucciones de evitar que las personas infectadas entren en el país. Los Gobiernos de Ruanda y Tanzania tomaron medidas similares, según fuentes oficiales de esos países citadas por Reuters.La tarea de esos equipos fronterizos no será fácil, sin embargo. "No podemos hacer pruebas para la enfermedad, no tenemos el equipo necesario", dijo el responsable médico del equipo de Kenia, Walter Kayaywa, a un periódico local. Cientos de personas que cruzan cada día la frontera entre Uganda y Kenia muestran síntomas de malaria y enfermedades relacionadas con el sida, que no son fáciles de distinguir a simple vista de las fases tempranas de la infección por Ébola.

El Ébola, para el que no existe tratamiento ni vacuna, se transmite por contacto directo con la sangre o los fluidos corporales de las personas infectadas. Se trata de un virus muy letal, que acaba con la vida de entre el 50% y el 90% de los contagiados. Hasta el momento se han registrado 63 casos en el distrito de Gulu, en el norte de Uganda, de los que 43 han resultado mortales.

"Las cifras son provisionales y estamos esperando los datos confirmados oficialmente por el Gobierno ugandés", dijo Mike Ryan, delegado por la OMS para este caso. Ryan voló ayer a Uganda para ponerse al frente del equipo de emergencia de las Naciones Unidas que intentará detener el brote.

"Estamos en la fase inicial del brote", explicó Ryan. "Esperamos más casos". El responsable de la OMS no pudo precisar si la infección puede alcanzar la gravedad del estallido declarado en 1995 en Kikwit (Congo), cuando el Ébola provocó 245 muertes. Pero sí añadió: "Se trata de un brote muy grave. El Ébola mata a sus víctimas muy deprisa, y nos estamos tomando el caso muy en serio".

Desde que el virus se descubrió, en 1976, se han documentado 1.100 casos de contagio, de los que 793 acabaron en muerte. El origen del virus se desconoce. Los síntomas son fiebre súbita, debilidad, jaqueca, dolores musculares y abdominales, seguidos de vómitos y hemorragias externas e internas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de octubre de 2000