LA EQUIPARACIÓN DE LAS PAREJAS DE HECHO

Holanda y los países nórdicos equiparan las parejas del mismo sexo al matrimonio

La avanzada ley holandesa permite adoptar niños a los homosexuales que se casen

Desde que Dinamarca promulgó en 1989 su ley pionera, seis países europeos han legislado de forma similar para equiparar los derechos de los matrimonios y los de las parejas homosexuales. La legislación holandesa es la más avanzada: acoge a todas las parejas de hecho, sean o no del mismo sexo, y acaba de crear la figura del matrimonio homosexual con derecho de adopción. Además de esos seis países, Alemania y el Reino Unido están debatiendo sus proyectos. Italia y España son las ausencias más destacadas. En EE UU, el panorama varía según los Estados, siendo Vermont el más avanzado.

Más información

- PAÍSES NÓRDICOS. Los países escandinavos han sido pioneros en cuanto a reconocer un estatus legal a las parejas homosexuales. Dinamarca fue el primer país en aprobar, en 1989, una ley que permite el casamiento civil de dichas uniones con los mismos derechos que los matrimonios tradicionales en cuanto a propiedad, herencia, impuestos y seguridad social. La norma, sin embargo, no admite la adopción de niños. Tampoco recoge el derecho a la inseminación artificial. Al menos un miembro de la pareja debe ser danés.La ley danesa inspiró a los países del entorno. En 1993 Noruega aprobó una ley idéntica, y dos años después hizo lo mismo el Parlamento sueco. Esta última legislación reconoce automáticamente a las parejas que hayan sido legalizadas en otro país.

Islandia, cuya ley se aprobó en 1996 y estuvo también inspirada en la danesa, es por ahora el único país que, además del derecho al casamiento, reconoce a la pareja homosexual el derecho a adoptar a los hijos biológicos de cualquiera de sus miembros.

Todas estas leyes estuvieron precedidas de intensas polémicas. La Iglesia y los partidos conservadores han sido los más reticentes a conceder esos derechos. Actualmente, la polémica en torno a la aprobación de una ley que otorgue el derecho a la adopción está en el tapete.

- HOLANDA. La legislación holandesa es una de las más avanzadas en esta materia. Desde 1998, las parejas de hecho pueden registrarse en los ayuntamientos, adquiriendo prácticamente los mismos derechos y obligaciones que los matrimonios, con la excepción de la adopción. Y hace dos semanas, el Parlamento aprobó el matrimonio pleno entre homosexuales, que incluye el derecho de adopción (sólo de niños holandeses).

Estos avances son un logro importante para los homosexuales, que, al igual que los heterosexuales que decidan registrarse, adquieren todos los derechos sucesorios, tributarios, fiscales, de seguridad social, pensiones, seguros, subsidios e inmigración. Con la salvedad de que apenas dura dos minutos, la ceremonia es muy semejante a la del matrimonio civil: se celebra ante un funcionario del ayuntamiento, hace necesaria la presencia de testigos y cuesta lo mismo. En caso de separación rigen también derechos de alimentación y pensión.

- FRANCIA. La Asamblea francesa aprobó, en octubre de 1999, el Pacto Civil de Solidaridad (Pacs), que equipara a las parejas de hecho, homosexuales o no, a los matrimonios en muchos aspectos (la adopción no es uno de ellos). El Pacs es un contrato que permite a uno de los miembros de la pareja beneficiarse de la asistencia médica y los subsidios mínimos del otro. A partir del tercer año de la firma, permite presentar declaraciones conjuntas de la renta y beneficiarse de grandes reducciones en el impuesto de sucesión. A la hora de establecer fechas y condiciones de las vacaciones laborales, las empresas están obligadas a considerar a la pareja de hecho en pie de igualdad con los matrimonios. El derecho de arrendamiento queda traspasado automáticamente en caso de fallecimiento o abandono de un miembro.

- ALEMANIA. Las parejas de hecho tendrán los mismos derechos que en Dinamarca o en Francia. Personas del mismo sexo que llevan una relación duradera vivirán en este país bajo las mismas condiciones legales que los matrimonios si el Parlamento (Bundestag) aprueba, como se prevé, la ley que fue redactada por la coalición gubernamental formada por el partido Verde y el partido Socialdemócrata (SPD). El texto prevé crear una institución para asegurar la responsabilidades mutuas en caso de separación.

- REINO UNIDO. La Comisión de Justicia de la Cámara de los Lores debate en estos momentos los derechos que deberán asistir en el futuro a los integrantes de las parejas de hecho. También es objeto de discusión su posible ampliación a personas del mismo sexo o bien a amigos y familiares, por ejemplo, dos hermanos que comparten la misma casa. Dada la descentralización del sistema legal británico, los problemas derivados de la ruptura de la pareja, ya sea la custodia de los hijos, el reparto de bienes o propiedades y el pago de impuestos, son resueltos hoy por distintos ministerios. "Estamos en pleno proceso de análisis, tanto en la presidencia como en la Comisión misma de Justicia de los Lores. Como los términos legales de la cohabitación son un asunto prolijo, no se esperan conclusiones inmediatas", aseguran sus portavoces.

Con información de Ricardo Moreno, Sonia Robla, Isabel Ferrer y Sandra Ellegiers.

Los dos extremos de Estados Unidos

Las estadísticas demuestran que Estados Unidos no se ajusta al perfil socialmente conservador que muchos atribuyen al país. En 1970 sólo había una pareja de hecho por cada 100 matrimonios; 25 años después, había siete parejas de hecho por cada 100 matrimonios, y la cifra se encamina rápidamente hacia la proporción de una de hecho por cada 10 casadas. Y más datos: en 1980 uno de cada cinco niños nacía de madres solteras o parejas de hecho. Ahora es casi uno de cada dos.Según el último censo, en este país hay 5,6 millones de parejas de hecho, el 70% heterosexuales y el 30% del mismo sexo. Una de cada tres parejas heterosexuales tiene hijos.

En este panorama, son los Estados los que legislan de manera independiente. En 10 de ellos es imposible pensar en una hipotética regulación de las parejas de hecho, porque la cohabitación fuera del matrimonio todavía aparece como delito en las leyes locales. Sin embargo, en otros Estados y en un puñado de ayuntamientos se han creado registros de parejas de hecho que, en su mayoría, están abiertos también a parejas homosexuales. El registro es un formalismo: sólo las empresas, a través de los convenios colectivos, pueden ofrecer igualdad de beneficios a las parejas de los trabajadores que estén o no casadas.

Paradójicamente, el estado de Vermont discrimina a las parejas de hecho heterosexuales al permitir las uniones civiles entre parejas del mismo sexo, pero no entre parejas de sexo distinto. Y existe otra singularidad, ésta de tipo fiscal: las parejas casadas en las que ambos cónyuges generan ingresos pagan más impuestos que las parejas de hecho, porque están obligadas a hacer una declaración conjunta con una carga impositiva mayor que si pudieran declarar por separado. Es lo que los políticos llaman "el impuesto del matrimonio": todos prometen corregirlo, pero nadie sabe cómo cubrir el agujero fiscal que dejaría.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 24 de septiembre de 2000.

Lo más visto en...

Top 50