Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
57º FESTIVAL DE VENECIA

El director alerta sobre la amenaza de los nacionalismos

El director británico Stephen Frears no tuvo una infancia pobre ni fue educado en el severo catolicismo británico de los años treinta, pero nada más leer la novela Liam, de Jimmy McGovern, quedó cautivado por su realismo y decidió que quería llevarla al cine. "McGovern es uno de los grandes cronistas de la realidad social contemporánea en el Reino Unido. En Liam retrata un ambiente que no fue nunca el mío, pero me recuerda los años que pasé con mi madre inmediatamente después de la II Guerra Mundial", dice el director.Un excepcional actor infantil, Anthony Borrows, da vida al protagonista del filme. Interpreta a un niño de siete años que contempla aterrado e impotente el declive económico y humano de su propia familia. Un padre amable que, al perder el trabajo en los astilleros de Liverpool, se afilia al partido fascista inglés. Una madre severa pero solidaria que pierde la fe en el futuro. La película aborda de pasada un tema poco visto en el cine, el nacimiento del fascismo británico. Escritor y director están de acuerdo en que la amenaza en la Europa de hoy no procede del fascismo, sino de los nacionalismos exacerbados, que son los que hoy identifican al enemigo con el emigrante, con el nacido fuera.

La historia se desarrolla en un territorio sombrío, y el director fue acusado ayer de cargar demasiado las tintas. "Mi idea inicial", se defendió McGovern en nombre de Frears, "era hacer una comedia verdadera, pero el resultado final fue éste".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de septiembre de 2000