Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuatro exposiciones plasman en Cartagena la imagen de Brasil

Fotografías de Cravo Neto, Salgado y Marta Sentís, en el festival La Mar de Músicas

La cotidianeidad de los retratos de Marta Sentís, el delicado trabajo de estudio de Mario Cravo Neto, las impactantes imágenes de Sebastião Salgado y la exposición colectiva de cinco representantes de las tendencias del arte contemporáneo de Bahía conforman un caleidoscopio desde el que se divisa una parte de la cultura brasileña actual. Las cuatro exposiciones se exhiben en Cartagena dentro del festival La Mar de Músicas, dedicado este año a Brasil.

Herencia cultural

Junto con la música, auténtica protagonista de la sexta edición del festival La Mar de Músicas, el cine, la literatura y las artes plásticas están representadas durante este mes de julio en Cartagena.La pasada semana, uno de los visitantes de la exposición de Marta Sentís (Barcelona, 1949) protestaba por lo que consideraba una explotación de la miseria. Aquele axé (Que haya suerte) resume en 40 imágenes cómo vive una parte del pueblo brasileño. Tras cada fotografía, realizada por la autora durante el periodo 1989-1992, hay una historia. Como ejemplo, la fotógrafa cuenta que el niño de 12 años retratado junto a una pared de baldosas azules con el cuerpo cubierto de un líquido brillante celebraba ese día su cumpleaños y que, como es tradicional en su país, sus amigos se dedicaron a estamparle huevos en la cabeza, o que la mulata que aparece sobre una cama de una habitación decorada con tres clavos de los que cuelga su ropa le pidió al verla por la calle que la fotografiara desnuda.

¿Denuncia o apropiación de la miseria? Marta Sentís no sabe bien con qué carta quedarse. Es una defensora del reportaje social y está catalogada como una de las fotógrafas que retratan el Tercer Mundo, pero no le quita un poco de razón al crítico visitante de la muestra que se exhibe en la Muralla Bizantina, junto a las ruinas del teatro romano. "La única crítica posible pasa en estos momentos por denunciar los chanchullos políticos", explica la fotógrafa. "El mundo se ha igualado tanto que todos los pobres se parecen".

Si algo diferencia la fotografía sobre la pobreza de Marta Sentís de las de Sebastião Salgado es que la española viajó por Brasil sin un tema fijo. En Terra, la muestra de Salgado que se exhibe en el centro cultural Cajamurcia, se busca claramente la denuncia de unas condiciones de trabajo y de vida. Las fotografías de Salgado se venden a 3.000 pesetas y el dinero recaudado va destinado al movimiento conocido como los sin tierra.

También Mario Cravo Neto (Salvador de Bahía, 1947), junto con Salgado dos de los fotógrafos más importantes de Brasil, trabaja con el blanco y negro, pero su cámara no se mueve de su estudio fotográfico. Los 20 retratos expuestos en el Palacio Aguirre son como piezas escultóricas donde el sincretismo religioso y las reminiscencias africanas se funden en una exaltación del cuerpo. La meticulosidad de Mario Cravo, tanto estética como técnica, queda patente en cada uno de los retratos.

Cinco compatriotas de Cravo y de Salgado realizan también en el centro cultural Ramón Alonso Luzzy una de las más completas muestras culturales sobre Brasil, que podrá contemplarse en Europa coincidiendo con el 500º aniversario de su descubrimiento. Seleccionados por el Museo de Arte Moderno de Bahía, el pintor Caetano Dias, el fotógrafo Márcio Lima, el pintor Iuri Sarmento, el escultor Paulo Pereira y la pintora Zau Pimentel plasman su herencia cultural.Según Heitor Reis, director del Museo de Arte Moderno de Bahía, la exposición reúne "el talento y la sensibilidad de cinco artistas brasileños, con trabajos que muestran nuestra rica y exuberante herencia cultural en un lenguaje contemporáneo que permite que sean aprendidas y apreciadas por personas de diferentes culturas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de julio de 2000