Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere a los 66 años Carmen Santonja, componente del dúo Vainica Doble

La compositora y cantante es una de las referencias de la música popular española

La compositora y cantante Carmen Santonja falleció ayer en el hospital Puerta de Hierro, de Madrid, víctima de un cáncer. Tenía 66 años. Su cuerpo será incinerado hoy en la intimidad por deseo de su familia, según el cineasta Jaime de Armiñán, cuñado de la artista. Carmen Santonja estuvo toda su vida en contacto muy directo con ambientes artísticos e intelectuales de diversas tendencias. Con su amiga Gloria van Aerssen, formó en la década de los setenta el dúo Vainica Doble, una de las referencias esenciales para muchos artistas de diversas vanguardias de la música popular.

Polifacética

Carmen Santonja, lúcida siempre, discreta y entrañable, tenía claro que lo que hacía era interesante e incluso bueno, pero se mostraba ruborizada ante los halagos generalizados con que se referían a Vainica Doble diversas vanguardias y creadores de distintas generaciones. Para ella, la capacidad de asombro llegó a convertirse en genialidad cotidiana. El mazazo de su muerte ha llenado otra vez de dolor el mundo de la farándula, el mismo día de la desaparición de otra Carmen muy querida en esos círculos, Carmen Martín Gaite. Ambas eran amigas. Santonja hizo la cabecera musical de la serie de televisión Celia, con textos de Martín Gaite. Bisnieta del pintor Eduardo Rosales, Carmen Santonja nació en Madrid en 1934 y pasó su vida rodeada de artistas. Ella misma fue pintora, actriz, escritora, compositora y cantante. Su personalidad humana y artística fascinó a gentes muy dispares. Transmitía sosiego y cosquillas de revolución. Por eso era una referencia para espíritus sensibles, desde rockeros empedernidos a cantautores de variado pelaje, pasando por posmodernos heterodoxos, libertinos moderados y amantes de las artes y las letras.

Artista polifacética, su vocación por la música fue clara desde muy pequeña. Estudió en el Conservatorio de Madrid. En los años sesenta, de la mano de su cuñado Jaime de Armiñán, hizo sus pinitos de actriz en películas como El cochecito o La niña de luto. Por entonces conoció a Gloria van Aerssen y formaron el dúo Vainica Doble. Era 1969. Editan un single, La Bruja. Los cazadores de talentos se ponen las pilas y prevén el negocio, ignorantes de que ambas chicas iban a ser un hueso muy duro de roer para todas las multinacionales. En 1970 se publica su primer álbum, que lleva el nombre del dúo. En ese disco hay una canción, Cascabel, que alborotó a los censores del régimen: supusieron, quizá con poderosas razones, que el gato en cuestión no era otro que el general Franco. Las chicas, sin ellas buscarlo, se habían ganado un puesto en el elenco de artistas peligrosos para la estabilidad de las institiciones totalitarias. A pesar de los problemas con la censura y con las empresas discográficas, Carmen y Gloria lograron ir publicando una serie de trabajos (Heliotropo, Contracorriente, El eslabón perdido, Coser y cantar, El tigre del Guadarrama, Taquicardia, Carbono 14) que actualmente, y desde hace algunos años, son objeto de recopilación, reediciones y creciente interés por parte de creadores de distintos campos. Muy a pesar suyo, Vainica Doble se convirtió en grupo de culto. La muerte prematura de Carmen Santonja acelera ese carisma.Sin abandonar nunca sus otras grandes aficiones, Santonja ha dejado una muy reseñable labor en bandas sonoras de cine (Furtivos, Al servicio de la mujer española; Un, dos, tres, al escondite inglés) y televisión (Con las manos en la masa, Fábulas, Juncal, Celia, Suspiros de España). Carmen era una enamorada del rock and roll; prueba de ello son algunas canciones que hizo para Luz Casal (Lo eres todo, Rufino). Y también escribió para artistas como Paloma San Basilio, Paco Clavel o Sergio y Estibaliz.

De Carmen Santonja se han dicho cosas tan significativas como éstas: "Las Vainica Doble son las más modernas. Y si te cantan un pasodoble o un chotis, también lo bordan" (Alejandro Sanz). "Carmen y Gloria son ácidas, lúcidas, irónicas, tiernas, tímidas y alérgicas a las actuaciones en directo y defensoras de todas las razas" (Moncho Alpuente). "Nunca han vendido grandes cantidades de discos, pero algunos de sus temas han sido elegidos por críticos y artistas para figurar entre los 16 títulos clave de la música pop española del siglo XX" (Diego A. Manrique). "No hay en todo el panorama de la música española una síntesis de valores, tanto literarios, tan rica y poliédrica como la que da forma a estas canciones taquicárdicas" (Luis Eduardo Aute). El propio Jaime de Armiñán, que encargaba a su cuñada la banda sonora de muchos de sus trabajos, ha dicho de Vainica Doble: "Son algo así como un lujo que no nos merecemos, como tampoco nos merecemos a Quevedo o al Arcipreste de Hita".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 24 de julio de 2000