Impuestos contra la miseria

La progresiva superación de la pobreza sólo será posible mediante el crecimiento económico, el pago de impuestos y una mejor distribución de la riqueza. Los dos principales colaboradores de Fox en ese área, Luis Ernesto Derbez y Eduardo Sojo, han admitido, sin embargo, que en los primeros años del nuevo Gobierno el 7% de aumento del PIB ofrecido en campaña no será posible. Antes deberán efectuarse profundas reformas financieras, laborales, energéticas, en el sector público y en política industrial, que llevarán tiempo y complejas negociaciones parlamentarias y sociales.La reforma fiscal, los cambios legales necesarios para que quien más tenga más pague y para que sea posible la justicia distributiva, es una de las prioridades, y su puesta en marcha se apoyará en el fomento de la inversión y los impuestos sustentados en el consumo. En México, la recaudación del IVA constituye entre tres y tres puntos y medio del PIB. "La reforma fiscal no es sólo una reforma tributaria, sino también del gasto. El desarrollo del pequeño y mediano empresario será objetivo fundamental", destacaron Derbez y Sojo en un encuentro con corresponsales extranjeros.

Más información
El Gobierno de Fox duplicará el presupuesto para combatir la pobreza en México

El control de la economía informal, refugio de legiones de desesperados, es otro reto. Entre el 40 y el 60% de la población económicamente activa en México se ocupa en ese sector, y conseguir que tributen ha sido poco menos que imposible. El equipo de la transición económica estudia un programa de incentivos, no de castigos, para animar al pago de impuestos: "La mayoría de estas personas reciben los beneficios generales de los servicios públicos de cualquier otro ciudadano, y por tanto no ven necesario hacer una contribución al erario porque es evidente que les cuesta y no les va a dar nada extra". La idea es seducirles con su participación en programas de pensiones, salud y, fundamentalmente, de microcréditos.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS