Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zedillo se niega a recibir al líder de la oposición peruana, Alejandro Toledo

El presidente de México, Ernesto Zedillo, no ha querido recibir al ex candidato presidencial peruano Alejandro Toledo argumentando que el protocolo lo impide al no ocupar, o haber ocupado, el solicitante cargos de representación oficial. Contrariamente, y en un gesto que anticipa un cambio en el enfoque de la política exterior mexicana, el conservador Vicente Fox, ganador de las elecciones del pasado día 2 y sucesor de Zedillo, se reunió ayer con el político peruano, que hace campaña pidiendo al mundo que no reconozca legitimidad al Gobierno del peruano Alberto Fujimori.La Presidencia mexicana admitió, en una nota oficial difundida el pasado lunes, haber recibido una solicitud de entrevista, "pero se respondió que no sería posible acceder a la misma" porque el criterio es "acceder a encuentros con políticos de otros países sólo en casos en que los mismos ocupen o hayan ocupado cargos con representación oficial en sus respectivos países". El Gobierno mexicano se lavó las manos en el caso peruano invocando en la Organización de Estados Americanos (OEA) el principio de la no intervención en los asuntos internos. [Precisamente ayer llegó a Lima la misión de la OEA que pretende fortalecer la democracia en Perú, informa France Presse].

Toledo, que compareció también ante corresponsales extranjeros, expresó su temor a que la OEA "caiga en el juego, consciente o inconscientemente, de una complicidad con Fujimori". Admitió asimismo "una sana envidia" por el triunfo de Fox, y por la fiabilidad del Instituto Federal Electoral (IFE), el organismo acordado por los partidos mexicanos para evitar los fraudes del pasado.

"Si nosotros hubiéramos tenido un IFE, hoy día de repente estaría al frente de mi Gabinete". Lejos de darse por vencido, seguirá hostigando. "Soy indio, terco y rebelde con causa. No le daré [a Fujimori] un centímetro de tregua".

Previamente a la entrevista con Fox, los dos políticos habían sostenido una conversación telefónica en la que Toledo señaló que no está dispuesto a esperar 71 años para alcanzar la presidencia de su país, en referencia al plazo que debió padecer la oposición mexicana para desbancar al Partido Revolucionario Institucional (PRI), en el poder desde 1929.

En las declaraciones efectuadas en México, destacó que sólo el presidente de Ecuador, Gustavo Noboa, "que también salió de un golpe", ha confirmado su asistencia a la investidura de Fujimori el próximo día 28. "Dudo de que el Rey de España envíe a su hijo [el Príncipe de Asturias]", añadió.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 19 de julio de 2000