Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un toro con sabor

Independientemente del juego demostrado en la plaza, los toros de los hermanos Gutiérrez Lorenzo, hijos de El Niño de la Capea, dejan buen sabor de boca. Por lo menos, ésta es la conclusión que se desprende del concurso organizado por la sociedad gastronómica Gazteluleku, en la Plaza del Castillo. El miércoles se entregaron los premios a las corridas lidiadas el año pasado. El astado de nombre Policía, marcado con el hierro citado, resultó el más bravo en la cazuela.El cocinero Koldo Rodero no se limitó a presentar el plato tradicional que en estas fiestas asalta desde todos los menús. Se trata de un estofado, pero muy especial: Carrilleras glaseadas (horneadas a una temperatura baja durante mucho tiempo) con paperiajo (un puré de patata, perejil y ajo) y cebolletas caramelizadas. Así se cocinó una parte de la cara del primer toro de cada una de las corridas de San Fermín 99. Un jurado de cinco personas, relacionadas a partes iguales con la tauromaquia y con los manteles, decidió que el morlaco más sabrosón fue el nacido en Salamanca en las fincas del matador retirado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de julio de 2000