Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gómez Piñol se adentra en la historia de la iglesia del Salvador de Sevilla

A veces la grandiosidad de la catedral de Sevilla parece eclipsar a otros templos que hay en la ciudad. Emilio Gómez Piñol, catedrático de Historia del Arte Hispanoamericano de la Universidad de Sevilla, ha intentado acabar con esta situación y destacar la valía de una de las iglesias más bellas de Andalucía. Gómez Piñol acaba de publicar La Iglesia Colegial del Salvador. Arte y sociedad en Sevilla (siglos XIII al XIX), un estudio que rebasa las 500 páginas sobre el lugar más antiguo de culto religioso de la ciudad.

El ataque de los normandos

Gómez Piñol insistió ayer en esta idea: la iglesia del Salvador "es el terreno religioso más antiguo de Sevilla en el que se ha adorado al Dios único". Desde el siglo IX fue lugar de culto, señaló el arquitecto. Primero, con la religión islámica, y luego, con la cristiana, a partir del siglo XIII. Gómez Piñol presentó ayer el libro, que está repleto de ilustraciones, en el Colegio de Farmacéuticos de Sevilla.La obra ha sido editada en Sevilla por la Fundación Farmacéutica Avenzoar. Leonardo Gaviño, ex presidente de la Fundación Avenzoar, defendió la necesidad del libro porque la iglesia del Salvador, que es "tras la catedral, el edificio de mayor rango de la ciudad, carecía de un profundo estudio monográfico".

"Cualquier visitante que llega a Sevilla advierte que la iglesia del Salvador es un edificio de una envergadura y calidad arquitectónica excepcional. Sólo puede compararse con la catedral", explicó Gómez Piñol.

La iglesia del Salvador ofrece, en opinión del arquitecto, "una sensación de enorme grandeza". "Es un paradigma del Barroco sevillano. Es eso, pero es también otra cosa más. Debajo hubo una antigua mezquita", recalcó Gómez Piñol. "Desde el siglo IX ha sido un lugar sagrado ininterrumpidamente", indicó.

Gómez Piñol hizo hincapié en el asalto de los normandos a la mezquita entre los episodios históricos más relevantes que vivió este lugar. "Los normandos -los North men (hombres del norte)- atacaron la mezquita que había en el lugar donde se enclava El Salvador con flechas incendiarias. Y la mezquita no se incendió. Los árabes consideraron esto un signo de predilección", comentó Gómez Piñol. El catedrático de Historia del Arte Hispanoamericano relató el enfrentamiento que mantuvieron los canónigos de la iglesia del Salvador con los de la catedral tras el desplome de la primera en 1679. "Se cayó El Salvador cuando estaba prácticamente terminado. Y otra vez empezaron los canónigos a trabajar. Tuvieron una pugna con los canónigos de la catedral, que tenían más medios y eran más", dijo. Gómez Piñol destacó entre las obras artísticas de la iglesia la imagen de San José y el Niño, de Pedro Roldán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de julio de 2000

Más información

  • El templo se ubica en el lugar más antiguo de culto religioso de la ciudad