Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Guardia Civil denuncia a una hidroeléctrica por desviar agua de 24 ríos

Los vecinos comunicaron la irregularidad

La Guardia Civil, por medio del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona), ha presentado ante el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de San Vicente de la Barquera (Cantabria) una denuncia por presunto atentado ecológico contra la hidroeléctrica Saltos del Nansa, a la que acusa de desviar agua de 24 pequeños ríos a sus centrales y embalses situados en la cuenca del Nansa. La denuncia está ya en manos de la fiscalía.

La presunta captación ilegal en una cuenca, que tiene 430 kilómetros cuadrados de superficie y abarca seis ayuntamientos de la zona occidental de Cantabria, fue denunciada previamente ante el cuartel de la Guardia Civil de Puentenansa por dos lugareños en nombre de la Asociación para la Recuperación del Río Nansa y Afluentes, fundada hace cuatro años. A ella pertenecen unas 200 personas, en su mayor parte vecinos de la cuenca, pero también de otros puntos de Cantabria, de Asturias y Madrid.Durante varias semanas, agentes del Seprona recorrieron la comarca, guiados por miembros de la asociación, investigando la denuncia. En la cuenca se encuentra el embalse de La Cohilla, que pertenece a Saltos del Nansa, tiene una capacidad de 12 millones de metros cúbicos y está dedicado a la producción de energía eléctrica.

La acusación fue formulada por el colectivo representado por su presidente, Aurelio Cosío Gutiérrez, y David Cosío Toribio, vecinos de San Sebastián de Garabandal y Cosío, conocedores de las presuntas irregularidades que son desde hace tiempo objeto de comentario en los valles de la zona, que recibe una precipitación anual de unos 605 hectómetros cúbicos, lo que equivale, según los expertos, a un caudal de 12,85 metros cúbicos por segundo en la desembocadura del río.

El Seprona acusa, en el texto de su denuncia ante el juzgado, a Saltos del Nansa de aproximar en su provecho los cauces de 24 pequeños arroyos y afluentes del río Nansa a sus instalaciones.

Los agentes hallaron en el lugar conocido como Los Abedules "un tubo hormigonado de una anchura aproximada de metro y medio por el que se envía el agua hasta la central eléctrica de La Lastra, en el término de Tudanca". Según señala El Diario Montañés, al seguir el canal receptor de la hidroeléctrica hacia el arroyo citado, se localizaron 23 puntos de distintas vías de agua como testimonio de sendas captaciones ilegales. En el Canal de la Reina existe una presa que, según la Guardia Civil, deriva la totalidad del riachuelo al canal receptor de la empresa, dejando seco el cauce aguas abajo.

El tema de las presuntas irregularidades es conocido en los seis ayuntamientos de la comarca. El de Puentenansa, por ejemplo, planteó hace unos años una queja ante la empresa eléctrica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 19 de junio de 2000