Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las 'batallas' comerciales

Estados Unidos y la Unión Europea mantienen abierta una larga lista de conflictos comerciales. Muchos han llegado al arbitraje de la Organización Mundial de Comercio (plátano, hormonas, ayudas fiscales a la exportación), otros están latentes desde hace tiempo y se reavivan periódicamente (leyes Helms-Burton y D'Amato, Airbus) y otros empiezan a tomar cuerpo (ley Carrusel). - Plátano. Estados Unidos ha logrado que la OMC declare ilegal el sistema europeo de importación de plátano. Detrás del conflicto se esconden los intereses opuestos de las grandes fruteras americanas (Chiquita y Dole) y alianzas también opuestas dentro de Europa (Francia y Reino Unido defienden a los productores ACP, y Alemania y Holanda importan plátano del área dólar).

- Carne hormonada. Estados Unidos ha ganado los pleitos en defensa de su carne engordada con hormonas, pero no ha logrado que la OMC obligue a Europa a abrir sus fronteras. Bruselas se opone a esa carne por precaución: prohíbe la carne hormonada porque cree que es peligrosa, aunque todavía no tiene pruebas científicas suficientes que avalen esa peligrosidad.

- Ayudas fiscales. Washington tiene que cambiar su sistema de ayudas fiscales a la exportación antes del 1 de octubre, porque la OMC lo ha declarado ilegal. Bruselas ha rechazado la propuesta de nueva normativa presentada por la Administración de Clinton.

- Helms-Burton y D'Amato-Kennedy. La UE se opone a la extraterritorialidad de las leyes Helms-Burton (sobre inversiones en Cuba) y D'Amato-Kennedy (inversiones en Libia e Irán). Hasta ahora Europa ha quedado siempre excluida de las sanciones contempladas en la ley, y por eso no la ha denunciado ante la OMC. Pero las amenazas contra empresas europeas como la española Sol-Meliá o las francesas Elf-Aquitaine y Pernod pueden reabrir el conflicto comercial en cualquier momento.

- Ley Carrusel. Es una ley que prepara EEUU para poder cambiar el objetivo de las sanciones comerciales cuando las que estén en vigor no sean lo bastante efectivas. Bruselas cree que será discriminatoria y una amenaza permanente para sectores que no tienen nada que ver con las sanciones que estén en vigor.

- Airbus. Estados Unidos denuncia periódicamente las supuestas ayudas públicas que recibe Airbus, el consorcio aeronáutico europeo que está ganando la batalla comercial a Boeing. Pero la parte europea responde que Boeing disfruta de encargos militares que están muy lejos de enmarcarse en el libre mercado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de junio de 2000