Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno de Colombia reanuda las conversaciones con las FARC

Con propuestas sobre temas espinosos como el secuestro y el canje de guerrilleros en prisión por soldados y policías en poder de la guerrilla, se reanudó ayer el proceso de paz entre el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), suspendido después de que el presidente de Colombia, Andrés Pastrana, acusara a su interlocutor de ser el culpable de la muerte de Elvia Cortés, una mujer que voló en pedazos por la explosión de un collar bomba. Mientras que cada vez está más claro que el atentado con el collar bomba fue un crimen de bandas de delincuentes comunes, en Villa Nueva Colombia, el lugar habilitado para los diálogos, los portavoces de ambos lados se volvieron a encontrar para definir la fecha de la audiencia pública internacional en la que se planteará el tema de la sustitución de cultivos ilegales. Esta audiencia fue suspendida por el Gobierno el día que acusó a las FARC del crimen de Cortés. Raúl Reyes, portavoz de la organización insurgente, dejó claro que el incidente, provocado por un "exceso de ligereza del presidente", quedó "superado".

Dos propuestas y una nueva ley anticorrupción de las FARC se encuentra ahora el Gobierno tras este receso que duró dos semanas. "Sentimos la necesidad de ponerle orden a este país", dijo el comandante guerrilero Iván Márquez al dar a conocer detalles de la norma que contempla arrestos para los funcionarios corruptos.

Las propuestas tienen que ver con el canje, tema que se acordó negociar en mesa paralela al diálogo y que estaba congelado hace meses, y sobre el cese de hostilidades, que incluye la posibilidad de terminar con el secuestro si a cambio el Gobierno se compromete a financiar a las FARC durante el tiempo que dure el cese al fuego.

Sobre el canje, las FARC plantean al Gobierno tres posibles salidas: una ley permanente y automática, un intercambio humanitario de prisioneros de guerra o la entrega de guerrilleros presos y soldados y policías retenidos, más de 500, a la Cruz Roja Internacional para que sean enviados a un país neutral mientras Gobierno y FARC firman la paz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 31 de mayo de 2000