Reportaje:FERIA DE SAN ISIDRO

La Corrida de la Prensa número 100

¿Ya son cien corridas? "No puede ser porque la primera se dio en 1900, pero hubo años (1930, 1937, 1991 y 1993) en los que no se celebró". Pero, como hubo corrida por partida doble en 1938 (Burgos y Zaragoza), en 1963 (San Sebastián de los Reyes y Madrid) y 1985 (dos en Las Ventas), resulta que sí, que la de este año es la número 100.La idea original de celebrar una corrida a beneficio de la prensa cristalizó en una reunión en la Venta Eritaña, de Sevilla, el 23 de abril de 1900 entre el presidente de la Asociación de la Prensa de Madrid, Miguel Moya Ojanguren, y el ministro de Estado, Segismundo Moret, que andaba bastante enfadado por culpa de los comentarios de El Liberal hacia su persona. Se hizo la paz, se aceptó la idea del festejo y a los postres se nombró la comisión organizadora de la corrida: Moya, presidente, y vocales, Mariano Benlliure, Natalio Rivas, José Sabater y el conde de Garay.

Durante muchos años el trío de las corridas benéficas importantes lo compusieron la de Beneficencia, la de la Prensa y la del Montepío. Hubo otras -como las de la Policía o de los Veterinarios- que aparecieron sin pena ni gloria. La del Montepío ha muerto -parece mentira- por intereses creados de los propios toreros.

No ha sido fácil, no, organizar la corrida que ahora llega a centenaria. Sobre todo porque los periodistas no montan más que una al año y eso no da fuerza ante los toreros. Años ha habido en que nadie quería torear. Otras veces los ganaderos alegaban no tener toros. La fórmula de las corridas-concurso funcionó rara vez y fracasó en la mayoría porque cada casa solía enviar lo peor de su cabaña, y el premio quedaba desierto. Los ganaderos no hacían sino continuar -con excepciones- la trapallada del hijo del marqués de Saltillo, que le coló a la prestigiosa comisión organizadora en 1900 ocho impresentables novilletes al doble de su precio de mercado.

En 1995, la Asociación de la Prensa llegó a una inteligente fórmula de colaboración con los Lozano. La corrida de los periodistas se metía entre el abono y se garantizaba que no habría pérdidas. Y así viene funcionando desde entonces. Como dice Ignacio Fierro: "Para decir misa no hay nadie como los curas".

Este año estaba prevista la presencia del Rey, pero ayer se comunicó que no será posible por celebrarse el funeral por Gonzalo de Borbón. En estos años -desde 1977- ha sido testigo de algunos tostones, pero también de muchos éxitos, como los del Niño de la Capea (tres orejas en 1988), Roberto Domínguez o José Tomás.

El historial de la Corrida de la Prensa está plagado de sucesos importantes. De ellos, el más destacable -sin duda- es el indulto del toro Belador, de Victorino Martín, que fue lidiado en 1982 por Ortega Cano y que tardó dos horas en regresar a los corrales, donde se le empezó a curar las heridas.

A la mente de los aficionados veteranos acudirán mil recuerdos de estos años pasados: los vestidos grana y plata que Alfonso Merino regaló a su cuadrilla (1955); la triunfal novillada de Aparicio y Litri en 1950; las cuatro orejas repartidas entre Curro Romero y César Girón en 1963; las 11 corridas toreadas por Antonio Bienvenida; las seis orejas de Miguelín en una sola tarde (1968), o la heroica tarde de José Tomás en 1997, en que sufrió varias cogidas.

Ni los fondos que recauda la corrida de Beneficencia se destinan ya al hospital Provincial ni los beneficios de la Corrida de la Prensa van a fines asistenciales como en sus inicios. Ahora se destinan a becas, ayudas y actos culturales. El público suele responder bien a esta tradición del calendario taurino, que se ha conseguido mantener contra viento y marea.

La corrida de hoy (fuera de abono). Corrida de la Prensa. Toros de Las Ramblas, Alcurrucén, Buenavista, Atanasio Fernández, Adolfo Martín y Jandilla para Enrique Ponce, Manuel Caballero y El Cordobés. A las 19.00.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS