Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Deficiencias en la atención sanitaria

El Insalud dio datos falsos sobre la lista de espera de más de seis meses en cardiología

El número de pacientes en sólo cuatro hospitales cuadruplica las cifras del ministerio

Del secretismo, a la alarma y la guerra de cifras. La resistencia de la ministra de Sanidad, Celia Villalobos, a hacer públicas, el lunes pasado, las listas de espera para intervenciones quirúrgicas se ha visto desbordada de forma espectacular. Según el Insalud, el martes pasado sólo 16 personas llevaban más de seis meses en espera de una operación de corazón en las diez comunidades que no tienen transferida la sanidad. Un chequeo indica, en cambio, que con sólo tener en cuenta los hospitales de Cantabria (45 casos), Asturias (14), Zaragoza (4) y Valladolid (2) se cuadruplica la cifra oficial.

El hospital Miguel Servet de Zaragoza tiene desde ayer trabajando a un inspector territorial del Insalud para determinar si los cinco pacientes fallecidos desde 1997, que estaban en las listas de espera de cardiología, murieron a causa de esta patología. En ese hospital, centro de referencia para La Rioja y Soria, hay 88 personas aguardando una intervención, de los que cuatro esperan desde hace seis meses, informa Concha Monserrat.En el hospital Valdecilla de Santander, en cambio, esa espera de más de seis meses afecta ya a 45 enfermos de corazón, y en el hospital Central de Asturias, donde había el pasado 30 de abril 166 pacientes aguardando a ser intervenidos quirúrgicamente, 14 de esos enfermos cardiacos llevan también más de seis meses de espera. Sin embargo, otras fuentes sanitarias de este centro asturiano aseguraban ayer que, en realidad, no son 166, sino 200 los pacientes que engrosan la lista de espera general para ser operados del corazón, informa Javier Cuartas.

Respecto a Castilla y León, según datos del propio Insalud, en concreto sobre el Clínico Universitario de Valladolid, ayer había 94 enfermos de corazón pendientes de ser operados, de los que dos esperan desde hace más de seis meses y otros ocho aguardan ya más de cinco meses. El director del Clínico, José Luis Fonsaré, explicó que la situación ahora es de normalidad. "Hace un año existieron ciertas dificultades" y se han subsanado poniendo en marcha más turnos de quirófano y aplicando la angioplastia, un sistema alternativo que soluciona sin cirugía los problemas mecánicos del corazón, informa Francisco Forjas.

"Un gran fraude"

La ministra de Sanidad, Celia Villalobos, despreció, a comienzos de esta semana, la posibilidad de hacer públicas en ese momento las listas de espera con el argumento de que "eso puede ser motivo de un titular de periódico, pero no resuelve el problema". Desde entonces, el goteo de datos, oficiales o de personas implicadas en el asunto, no ha parado de crecer, desmintiendo severamente a la ministra, que desde ayer se enfrenta, además, a los reproches institucionales, políticos y sindicales. Entre ellos, resonaron los de los gobiernos de Asturias y Extremadura, y las críticas del Sindicato Médico y la UGT en Cantabria.

El Ejecutivo asturiano, socialista, acusó al Gobierno y al PP de "engaño" al haber presentado en la pasada legislatura como "un gran éxito" la "práctica inexistencia de listas de espera cuando, en realidad, hoy vemos que ha sido un gran fraude a los ciudadanos", dijo la consejera de la Presidencia del Principado, María José Ramos. El Consejo de Gobierno de Asturias reclamó "más inversión y una mejor organización" de la sanidad pública.

El consejero de Sanidad en la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, criticó el secretismo ministerial, pero apuntó, sobre todo, a la faceta más dramática del problema: el que hayan tenido que morir personas que estaban en listas de espera para darse cuenta de la situación real. "Extremadura denunció hace tiempo que se estaban maquillando los datos, se estaba creando una lista de espera ficticia a la que sólo entraba quien podía salir", dijo el consejero antes de señalar que algunas de las personas que causaban baja en esas listas "lo hacían por defunción". Fernández Vara añadió un lamento más: que "sea ahora cuando se empieza a alarmar la sociedad". "Algunos creían que las listas de espera se han acabado, cuando no sólo no se han acabado, sino que han aumentado notoriamente".

El consejero extremeño reconoció que no tiene datos de las listas de espera en Extremadura porque hay "escasísima transparencia". "Lo que a mí me gustaría saber es cuántos enfermos hay esperando sin estar en esas listas, porque ese es el dato real", dijo antes de apuntar que la solución al problema, en contra de lo que propone el Insalud, "no es llevar a los pacientes a la sanidad privada, sino poner a trabajar a los hospitales permanentemente".

Por su parte, el Sindicato Médico del hospital Valdecilla de Santander amenaza ya con la convocatoria de una huelga indefinida. "El deterioro asistencial ha aumentado y los médicos no vamos a asumir la responsabilidad de un equipo tan mediocre". La creciente lista de espera de enfermos es sólo uno más de los motivos de la huelga que plantea el sindicato que lidera el médico Javier Santiuste.

Víctor Velasco, dirigente de UGT en el hospital cántabro, que fue centro nacional y ahora lo es de referencia para varias provincias castellanas, fue más tajante. En referencia al accidente del pasado mes de noviembre, donde el desprendimiento de una de las fachadas del hospital sobre los quirófanos mató a cuatro personas, Velasco dijo: "A la dirección de Valdecilla y del Insalud se le cayó aquella pared, pero tiene encima, además, toda la incompetencia del mundo".

El PSOE, a través de su portavoz parlamentaria en asuntos sanitarios, Matilde Valentín, reclamó a la ministra Villalobos que aclare el número de pacientes que están en lista de espera y las medidas que pondrá en marcha, criticando que durante los ultimos cuatro años el PP haya desarrollado una política de "venta pública" de que se habían terminado las listas de espera gracias al plan de choque puesto en marcha por Romay Beccaría. El Grupo Socialista ya presentó en el Congreso una pregunta al Gobierno para la sesión de control del próximo miércoles e Izquierda Unida requerirá ese mismo día la opinión del presidente del Gobierno, José María Aznar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de mayo de 2000