El filme argentino 'Mundo grúa' trata las dos caras del progreso

El director argentino Pablo Trapero todavía no sale de su asombro. Mundo grúa, su primer largometraje, un drama con golpes de humor que empezó a rodar sin siquiera contar con presupuesto, ha sido todo un éxito, comenzando por su país. "Es increíble que haya compartido salas con Matrix, y que se haya exhibido por más de tres meses en Argentina", dijo el pasado martes en Madrid este director de melena larga y aire de rockero.Rodada en blanco y negro, y galardonada con el premio Semana de la Crítica en la pasada edición del Festival de Venecia, la película cuenta la historia de Rulo, un antiguo bajista de rock, ahora cincuentón que, despedido de su trabajo como operador de grúas, debe trasladarse a 2.000 kilómetros de Buenos Aires por un trabajo supuestamente seguro. En el filme, que se estrena el próximo 2 de junio, actúan en gran parte actores no profesionales, entre ellos el protagonista, Luis Margani y Graciana Chironi, "la abuela, que es mi abuela", afirma Trapero.

La película, según el director de 28 años, en la que la grúa es una metáfora del progreso "pero también lo opuesto, que es la situación del personaje", remite a Tiempos modernos, de Chaplin, pero aclara: "No es sólo una película sobre la clase trabajadora, sino la síntesis de algo que nos pasa a muchos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 25 de mayo de 2000.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterMÁSTER MÁS DEMANDADO

Lo más visto en...

Top 50