Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los padres payos de Barakaldo mantienen sus protestas

Los padres de los alumnos del colegio de Barakaldo (Vizcaya) donde están escolarizados tres niños gitanos decidieron ayer mantener la campaña de movilizaciones contra los chicos. Los padres advirtieron que "la convivencia no está garantizada", pese a que el ambiente en el centro es de total normalidad desde hace una semana. Contra lo que el Departamento vasco de Educación, Iniciativa Gitana e incluso parte de los progenitores esperaban, la asociación de padres se concentró ante la delegación de Educación en Bilbao y mañana planean hacerlo ante el Ayuntamiento de Barakaldo.

Las movilizaciones seguirán "hasta que se garantice por escrito la convivencia y se adopten medidas complementarias a las actuales", informó la abogada de los padres, aunque no aclaró a qué medidas se refería, y reconoció que en el colegio ya existe "normalidad".

El viceconsejero de Educación, Alfonso Unceta, reiteró que la convivencia está garantizada. "No sé qué más pueden querer", señaló con estupor.

Diversos miembros de la asociación de padres reiteran en comentarios privados su deseo de exigir, como condición para cesar las movilizaciones, que los padres gitanos no acompañen a sus hijos al colegio en el futuro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de mayo de 2000