Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un informe que encargó Bruselas avala las ayudas a las eléctricas

Un informe técnico no vinculante encargado por la Comisión Europea, que ya está en poder del comisario de la Competencia, Mario Monti, concluye que las ayudas eléctricas de 1,3 billones pactadas en septiembre de 1998 entre el Ministerio de Industria español y las compañías del sector son aceptables y están justificadas.Las conclusiones generales del informe, preparado por el consultor británico independiente Oxera, ya fueron adelantadas el pasado mes de febrero por el comisario Monti en Madrid, en su primera visita oficial a España. Sin embargo, en la conferencia de prensa que cerró la visita, Monti se negó a dar opinión sobre la postura final que adoptaría la Comisión y se limitó a señalar que el mencionado informe -detallado el pasado lunes por algunos periódicos españoles- sólo avalaba "la metodología" de cálculo empleada para determinar los llamados costes de transición a la Competencia (CTC). Preguntado sobre la posible decisión de Bruselas acerca de la cuantía de los CTC, Monti señaló que ese extremo era precisamente el que habría que determinar e insinuó que podría haber algún recorte.

La publicación del informe técnico en algunos medios españoles coincide con un creciente nerviosismo de las empresas eléctricas que ya en 1999 -con la oposición frontal del entonces presidente de la Comisión Eléctrica, Miguel Ángel Fernández Ordóñez- contaban con cobrar por adelantado, de los bancos, la mayor parte de las ayudas pactadas con el departamento que dirige Josep Piqué.

El retraso en la aprobación de los CTC españoles -por los que cada usuario paga un 4,5% de la tarifa- es notorio. El ministro en funciones, Josep Piqué, repitió desde julio de 1999, mes tras mes, que la autorización de las ayudas era inminente y que en cualquier caso, se produciría antes de fin de año.

Cuatro meses después, la aprobación definitiva de las discutidas ayudas no se ha producido. Las empresas temen, además, que acontecimientos recientes -como la oferta de casi medio billón de pesetas de Fenosa por Cantábrico- lleven a Monti a pensar que las eléctricas españolas no precisan de ayudas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de abril de 2000