Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La juez amplía la investigación sobre la contaminación del río Segura

La instrucción de una denuncia puntual por el vertido de lodos supuestamente contaminados procedentes del Segura a dos parajes de la Vega Baja, en 1998, lleva camino de convertirse en el mayor proceso judicial abierto sobre la situación de este río. La titular del Juzgado de Instrucción número 6 de Orihuela, Francisca Martínez, ha ampliado su investigación para desenmascarar el origen de que el Segura, a su paso por la comarca más meridional de la Comunidad Valenciana, sea uno de los ríos más contaminados de Europa.La juez investiga ahora todos los puntos de vertidos al Segura.Aún no ha cumplido cinco meses al frente del Juzgado al que el azaroso reparto de causas judiciales quiso que llegara una denuncia contra la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS), y la juez ya es referente en la lucha por la descontaminación del río. La principal referente para la acción popular, ejercida por la comisión Pro-Río de Orihuela y por una agrupación de agricultores de La Vega Baja, quienes han depositado en la investigación judicial toda su confianza tras constatar el "gran interés" con el que la juez está llevando el caso. "El abanico se está abriendo", subraya el portavoz del colectivo Pro-Río de Orihuela, José Antonio Muñoz Grau, obsesionado en colaborar con la Justicia para desentrañar el origen de la contaminación. "Todos los datos de nuestra investigación los hemos puesto a disposición de la juez", señala.

Vertidos

La acción popular resalta la elevada velocidad de la instrucción judicial de la causa abierta contra la CHS, responsable del vertido de fangos extraídos del cauce a los Sotos del Río. Pero lamenta que la "ágil y eficaz" instrucción de la causa pueda descompensarse por la "lentitud" de la Confederación en aportar los datos que le reclama el Juzgado. Muestra de ello es una providencia dictada por la juez el pasado febrero en la que advirtió a la CHS de que actuaría contra ella por "desobediencia grave a la autoridad judicial" de no entregarle todos los expedientes sobre las tareas de limpieza y dragado del cauce". Según la acción popular, la CHS ha remitido al Juzgado un listado de 43 empresas que echan al río aguas sin depurar, pero "nosotros tenemos constancia de que superan las 400".

En estrecha colaboración con el fiscal de la Audiencia especializado en medio ambiente, Ricard Cabedo, la juez ha ampliado su investigación a los orígenes de los vertidos que han convertido el cauce en una cloaca, y ha ordenado a la Guardia Civil que investigue "los puntos de vertidos, las personas, empresas y entidades o municipios causantes de los mismos". Otro juzgado, el número 4 de Murcia, que instruye una denuncia de Izquierda Unida contra el Ayuntamiento murciano, también ha reclamado a la Guardia Civil una investigación sobre la procedencia de los vertidos que contaminan el Segura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 3 de abril de 2000