Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ignacio Padilla gana el Premio Primavera con una trama de cambio de identidades

El joven escritor mexicano define su novela como una metáfora sobre el siglo XX

"¿De verdad?". La voz de Ignacio Padilla (México, 1968) sonaba incrédula al otro lado del teléfono. Repitió la pregunta tres veces, antes de asimilar que acababa de ganar el IV Premio Primavera de Novela y empezar "la difícil tarea de hablar sobre uno mismo". Padilla, al que el escritor Jorge Volpi dedicó su novela En busca de Klingsor, es autor de varias novelas y obras de literatura infantil publicadas en su país. Amphitryon, una obra sobre la identidad con la que ha ganado este premio, dotado con 30 millones, es su "particular metáfora sobre el siglo XX".

"He disfrutado mucho escribiendo esta novela", aseguró con voz nerviosa tras recibir la noticia vía telefónica del que será su editor español, Rafael González Cortés, subdirector de Espasa. "Amphitryon es un homenaje a las dos literaturas con las que más he disfrutado, la rusa y la austriaca del fin del imperio". El protagonista de la obra ganadora es, en palabras de su autor, uno de los personajes más intimistas de la literatura, que es "el del doble o del suplantador, centrado en este caso en unas personas que se apuestan la vida y la identidad para convertirse en sombras unas de otras".La novela transcurre fundamentalmente en Centroeuropa durante la época nazi y la posguerra. Amphitryon se divide en cuatro partes y está narrada por cuatro voces diferentes.

Inédito en España

Nacho Padillla, como le conocen sus amigos, es un escritor inédito en España. Trabaja como profesor de Literatura en una ciudad del Estado de Puebla y ha recibido varios premios literarios, entre ellos el Juan Rulfo a la primera novela por La catedral de los ahogados y el Premio Nacional de Literatura Infantil por su obra Las tormentas del mar embotellado.

Padilla, que estuvo estudiando en la Universidad de Salamanca durante un tiempo para preparar su doctorado sobre literatura española, fechó su novela en esa ciudad y en el pueblo donde vive en México, lo que creó cierta confusión entre el jurado, que, por momentos, pensó que se trataba de una nueva obra de su compatriota el escritor Jorge Volpi, ganador el pasado año del Premio Biblioteca Breve, que convoca Seix Barral. A la confusión contribuyó que el argumento de la novela se centre en parte en el nazismo y la Segunda Guerra Mundial.

El jurado del Premio Primavera de Novela, que está dotado con 30 millones de pesetas, eligió la obra de Padilla de entre 15 novelas finalistas. A la final pasaron tres manuscritos, que fueron sobre los que el jurado estuvo deliberando a lo largo de la mañana de ayer.

La obra ganadora se presentó con el seudónimo de Igor y bajo el lema Salvo una sombra. Se inicia a bordo de un tren destinado al frente de los Balcanes durante la Primera Guerra Mundial. El soldado Tadeus Dreyer gana una partida de ajedrez a Víktor Kretzchmar, que se dispone a incorporarse a un puesto de guardagujas en la región de Salzburgo. El premio para el ganador consiste en cambiar nombre e identidades.

El jurado del Premio Primavera ha estado integrado por el escritor y académico Francisco Nieva; los novelistas Luis Mateo Díez y Antonio Soler; el crítico Ángel Basanta; el subdirector general de Espasa Calpe, Rafael González Cortés, y el director del Ámbito Cultural de El Corte Inglés, Ramón Pernas.

Antonio Soler, ganador del mismo premio el pasado año con El nombre que ahora digo, definió la obra premiada como una novela donde apenas hay diálogos. "Predomina lo narrativo por encima de cualquier otro elemento". Para Mateo Díez, se trata de una obra de gran eficacia narrativa. "Es una reflexión sobre el problema de las identidades, de la muerte, de la desaparición y el juego y está dotada de una estructura nada convencional. Muy bien pensada, se nota la experiencia de un gran escritor tras cada una de las páginas", agregó.

Al premio se presentaron 461 obras, españolas en su mayoría, aunque se han recibido originales de Alemania, Argentina, Chile, Cuba, Ecuador, Estados Unidos, México y Venezuela. ETA, la guerra civil española y novelas intimistas, escritas aparentemente por mujeres, han sido los grandes temas abordados en los originales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 10 de marzo de 2000