Isozaki firma con una escultura el acabado de la Fàbrica Casaramona

Una enorme escultura en forma de árboles metálicos servirá de entrada a la Fàbrica Casaramona -en la avenida del Marquès de Comillas, frente al pabellón Mies van der Rohe-, que en el futuro será el nuevo centro cultural de la Fundación La Caixa en Barcelona. Su autor es uno de los nombres emblemáticos de la Barcelona olímpica: Arata Isozaki, el arquitecto del Palau Sant Jordi. "Posiblemente he pasado más de cien veces por esta calle y conozco perfectamente el entorno y los problemas de este espacio", afirmó ayer el arquitecto japonés durante la presentación pública del proyecto, que incluye la ordenación de la entrada y del vestíbulo.Isozaki (Oita, Japón, 1931) se encargará de la parte final de la rehabilitación de este emblemático edificio modernista, construido en 1912 por el arquitecto Josep Puig i Cadafalch como fábrica de hilados y tejidos. La primera fase de la reforma, en la que han intervenido los arquitectos Roberto Luna y Francisco Javier Asarta, y el ingeniero Robert Brufau, ya está finalizada y se ha centrado en la consolidación de las estructuras, la excavación de un sótano que ha permitido ganar 4.500 metros cuadrados y la restauración del edificio histórico. Esta última parte es la que desde el pasado mes de noviembre puede visitarse con motivo de la exposición del centenario del Barça (las cifras de asistencia hasta el momento, unos 30.000 visitantes, no corresponden a las expectativas iniciales, según reconocen los responsables de la entidad).

Más información

El próximo mes de abril comenzará la segunda fase. Primero con la construcción de la mediateca, las zonas de servicios y el almacén de la colección de arte contemporáneo, situadas en el sotano. Cuando el 26 de julio finalice la exposición Cent anys de passió blaugrana, empezazarán los trabajos del nuevo acceso y del vestíbulo. Isozaki debe entregar el proyecto definitivo en junio, si bien ayer ya adelantó algunas de las líneas generales que definirán su intervención.

"El concepto arquitectónico básico ya estaba hecho, y estudiando el proyecto comprobé que, efectivamente, sólo había una estrategia de acceso. Estoy de acuerdo con esta intervención y mi labor consistirá en definir y aplicar la idea de una manera más arquitectónica", señaló Isozaki. PASA A LA PÁGINA 14

Isozaki situará un "jardín secreto" de esculturas en el nuevo patio que servirá de acceso del edificio

VIENE DE LA PÁGINA 1 En el proyecto inicial ya estaba previsto que la nueva entrada del edificio se realizara por un patio subterráneo que da acceso al vestíbulo, situado en el sótano. A este patio se llega a través de un sistema de escaleras, unas mecánicas y otras normales, ascensores y rampas que conectan la avenida del Marqués de Comillas con la entrada. Esta solución se tomó dada la imposibilidad de modificar la fachada modernista de Puig i Cadafalch y por la necesidad de situar el vestíbulo y los servicios de atención al público en el nuevo sótano. Isozaki ha diseñado, en la confluencia de esta avenida con la calle de Mèxic, dos árboles metálicos con cubierta acristalada desde los que saldrán los ascensores y la escalera principal. En el patio soterrado, al que se accede también por la parte opuesta con un sistema de rampas y escaleras, Isozaki tiene previsto situar una estructura sin techo que él denomina "jardín secreto" y que servirá como espacio de exposición de esculturas.

La conexión con el vestíbulo se realizará mediante una pared acristalada que el arquitecto japonés ha acentuado aún más ya que quiere dejar sólo dos pilares de soporte para que la entrada de luz sea aún mayor. El diseño final del vestíbulo todavía está por definir, aunque está previsto enfatizar el espacio abierto del conjunto.

El presidente de La Caixa, Josep Vilarasau, señaló ayer: "En la previsión optimista, esta segunda fase de las obras se acabará en la primavera del 2001 y se inaugurará en mayo con una gran exposición de la colección de arte contemporáneo de la entidad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0017, 17 de febrero de 2000.