Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una megaestructura para Blanes

Blanes busca su Guggenheim. Tiene al arquitecto: Arata Isozaki. Tiene los terrenos: una lengua de tierra de 50.000 metros cuadrados perpendicular a la costa. Y tiene un primer esbozo: una espectacular cubierta de metal que simboliza el encuentro entre dos ríos que van a morir al mar. Falta concretar, y mucho, cómo se financia el proyecto y qué equipamientos contendrá el gigantesco envoltorio ideado por Isozaki, arquitecto que en España también trabaja en otro gran proyecto privado en Bilbao y participará en el concurso internacional para construir el Museo de la Evolución Humana en Burgos.El arquitecto japonés presentó el miércoles en Blanes los primeros apuntes de su proyecto. "La cubierta se asemejará a una tela suave que contrastará con la rugosidad de las rocas", explicó Isozaki. La estructura se orientará hacia la roca de Sa Palomera, en la que el arquitecto pretende hacer convergir los puntos de fuga de su construcción. "Será una obra única y la primera de mi nueva trayectoria arquitectónica", aseguró Isozaki. El alcalde de Blanes, Ramon Ramos, reconoció que el proyecto está en una fase embrionaria. Hay inversores privados interesados, a los que podrían añadirse el Ayuntamiento y otras administraciones. Isozaki incluye en su propuesta, entre muchos equipamientos, un hotel de 16.400 metros cuadrados, una pista de hielo, una zona lúdica, un auditorio y un aparcamiento. La superficie construida superaría los 35.000 metros cuadrados y el presupuesto sería de 20.000 millones de pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de febrero de 2000