Los pescadores de cerco creen escasa la ayuda durante el paro biológico

Los 200 barcos de la flota andaluza de cerco del Mediterráneo están amarrados a puerto desde la medianoche de ayer por una parada biológica, que se prolongará durante dos meses. La medida, orientada a la regeneración de los caladeros, estuvo a punto de no aplicarse porque los pescadores exigían ayudas similares a las que reciben los barcos que faenan en Marruecos (151.500 pesetas) y que están a la espera de la renovación del tratado.El lunes hubo un acuerdo in extremis entre el sector y la Consejería de Pesca. La Junta se comprometió a ampliar la cobertura a aquellos trabajadores que no estén dados de alta y no puedan cobrar el desempleo. Pero los ingresos de los pescadores oscilarán entre las 70.000 y las 90.000 pesetas, bastante menos que la cantidad que reivindicaban.

"No hemos conseguido casi nada", se quejó Esteban Mena, patrón de la Cofradía de Málaga. Los armadores tampoco han salido bien parados, ya que no han sido exonerados de los pagos a la Seguridad Social.

Los puertos afectados son todos los del litoral mediterráneo. El patrón mayor de la cofradía de pescadores de Algeciras, Manuel Crujeira, señaló ayer: "Con esta parada se encuentra totalmente amarrada la flota algecireña. Los 16 barcos que faenan al cerco eran los únicos que estaban desempeñando su actividad ante la falta de acuerdo con Marruecos, que impide faenar al resto de barcos".

Esta situación -según Crujeira y el presidente de los armadores andaluces, Pedro Maza- pone en peligro, aún más si cabe, a la lonja del puerto de Algeciras que sigue acumulando pérdidas debido a los sucesivos amarres.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS