Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Terapia génica contra la obstrucción arterial

Una terapia génica ensayada con éxito en cultivos de órganos humanos y en animales podría conducir en el futuro a nuevos tratamientos para impedir que las arterias vuelvan a bloquearse después de una operación de by-pass o derivación coronaria, de acuerdo con un trabajo británico publicado en la revista Circulation.La cirugía de derivación coronaria es muy habitual, pero prácticamente la mitad de las intervenciones fallan en el plazo de 10 años porque el vaso vuelve a bloquearse.

En Estados Unidos, el 20% de las intervenciones es ahora de repetición, según Sarah J. George, profesora del Bristol Heart Institute, de la Universidad de Bristol (Reino Unido) y principal autora del artículo.

Este procedimiento de terapia génica parece funcionar en dos aspectos diferentes: primero, inhibiendo una molécula que favorece una superproducción de células que puede bloquear un vaso sanguíneo, y segundo, destruyendo esas células cuando se forman.

La arteriosclerosis está causada por una acumulación de los depósitos de grasa y un aumento excesivo de las células que se agrupan en las paredes interiores de las arterias, lo que conduce finalmente a coágulos sanguíneos que pueden impedir que el corazón obtenga suficiente sangre rica en oxígeno.

George y sus colaboradores se han centrado en la molécula TIMP-3, un inhibidor de las metaloproteinasas de la matriz (MMP), unas sustancias que favorecen la proliferación de las células, en un proceso similar al de la formación del tejido de las cicatrices. La TIMP-3 reducía la proliferación celular anormal en un 84% en los cultivos de órganos humanos dos días después de ser introducida. En los experimentos con cerdos vivos, la proliferación celular a los 28 días era inferior en un 58%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de febrero de 2000