Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los productores piden una mejor programación del cine español

"Es importante que las televisiones entiendan que el cine español va a ser el mayor negocio que van a tener en los próximos años, con una audiencia de entre el 24 y el 28 por ciento". Eduardo Campoy, nuevo presidente de la Federación de Asociaciones de Productores Audiovisuales Españoles (FAPAE), anunció ayer sus proyectos al frente de los productores de cine y televisión y destacó que entre sus prioridades está lograr que el cine español se programe y promocione mejor en televisión."Cuando las televisiones entiendan el negocio que es el cine español invertirán más", continuó el nuevo presidente, "pero hay que luchar porque el cine español se programe bien, en un buen horario y con una buena promoción. Ésta es la labor que tenemos que hacer a partir de este momento, porque la cobertura legal ya existe".

Campoy, que anunció el nombramiento de Álvaro Sanz Heredia como vicepresidente de la FAPAE, destacó que el mundo audiovisual "está cambiando rápidamente" y que es necesario que haya una legislación sobre la industria a la que se adapten productores, televisiones, distribuidoras, etcétera, para cumplir las expectativas de todos.

Campoy especificó que se ha llegado a un acuerdo de tres años con distintas televisiones para que inviertan en cine español. Según los acuerdos alcanzados, TVE y Antena 3 invertirán 3.000 millones anuales; Sogecable, 3.600 millones de pesetas al año; la FORTA, 1.500 millones, y Vía Digital, 2.575 millones al año. Es decir, un total de 13.675 millones de pesetas de inversión directa para la industria cinematográfica nacional.

"Tele 5 ha decidido cumplir con la Ley de Fomento y Promoción de la Cinematografía sin firmar convenios con nosotros, porque ya cree que cumple con el cine español por su cuenta", señaló. Campoy explicó también que la decisión, anunciada hace unas semanas por el ministro de Educación y Cultura, Mariano Rajoy, de eliminar la cuota de pantalla en cinco años no tiene por qué afectar al cine español.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de enero de 2000