LAS GRANDES EXPOSICIONES DE INVIERNO

La Fundación Miró negocia ampliar sus fondos con la colección Katsuta

La incorporación de nuevas obras obligaría a ampliar el edificio

La Fundación Miró está negociando la incorporación a sus fondos de la magnífica colección mironiana del empresario japonés Kazumasa Katsuta. Aunque todavía se está en fase de conversaciones y la fundación no quiere confirmar ni desmentir las negociaciones, se ha empezado a estudiar la posibilidad de ampliar el edificio de la fundación para poder presentar en condiciones las obras del coleccionista, que es patrono de la entidad.

La envergadura de la operación y la importancia que podría tener para la ciudad la llegada de esta importante colección -basta con tener en cuenta que la actual exposición del centro, Klee, Tanguy, Miró. Tres visiones del paisaje, se ha realizado íntegramente con fondos de la colección Katsuta- han obligado a los responsables de la fundación a llevar las negociaciones en el más estricto secreto. La directora de la Fundación Miró, Rosa Maria Malet, aseguró ayer: "Desde la fundación no podemos afirmar ni negar nada. Si tuviéramos esta idea o propósito, cualquier filtración podría repercutir negativamente".Otras fuentes, sin embargo, señalan que, aunque las negociaciones con el empresario japonés aún son incipientes y se desconocen las condiciones y el número de obras que podrían exhibirse en la Fundación Miró, esta entidad estudia ya un proyecto de ampliación del edificio que supondría ganar una gran sala en el piso superior, encima de la actual cafetería, lo que permitiría también mejorar el recorrido expositivo. En principio, y teniendo en cuenta que la fundación no dispone de capital suficiente para la adquisición y tendría que pedir ayuda a las administraciones públicas para costear las obras de ampliación, todo parece apuntar a que la colección Katsuta llegaría en forma de depósito o cesión.

Kazumasa Katsuta, considerado como el principal coleccionista privado de Miró, es un empresario japonés, ya retirado, con negocios, entre otros sectores, en el inmobiliario. Hijo de un reputado pintor japonés tradicional, Shimusui Ito, adquirió en 1991 sus fondos mironianos a la viuda de Pierre Matisse, galerista de Miró en Estados Unidos desde los años treinta. Aquella transacción se formalizó a través de la casa de subastas Sotheby"s y en su día se habló de unas 530 obras de Miró, entre pinturas, dibujos, grabados y esculturas. Muchas de estas obras pudieron verse en la exposición Joan Miró. Equilibrio en el espacio, que se presentó en la Fundación Miró entre septiembre y noviembre de 1997, y que mostró las relaciones entre la obra del pintor catalán y el arte japonés. En aquella ocasión pudieron verse algunas grandes obras de Miró, como Cheveu poursuivi par deux planètes o Le ciel entrebaillé nous rend l"espoir.

Antes y después de aquella espectacular compra, de la que no trascendió el coste económico, Katsuta había adquirido ya un importante fondo especializado en obras de artistas relacionados con el movimiento surrealista, de cuya riqueza da cuenta la actual exposición de la entidad, abierta hasta el 30 de enero.

La colección de Katsuta, que desde 1997 es patrono de la Fundación Miró, es propiedad en estos momentos de una sociedad, la Gallery KAG, que tiene su sede en Suiza y está gestionada por la familia Katsuta. Esta galería no tiene ningún espacio abierto de exposición que permita ver las obras, por lo que su incorporación a la Fundación Miró le permitiría mostrar una amplia selección de sus fondos en Europa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 20 de enero de 2000.