GENTE

- UNA AYUDITA PARA EMILIE SCHINDLERA sus 92 años, la viuda del emblemático Oskar Schindler, estuvo a un paso de ser internada en un geriátrico al borde de la indigencia cuando, sin previo aviso, dejó de cobrar un subsidio de 900 dólares que recibía del Ministerio de Interior del saliente Gobierno menemista. Sola y con serios problemas motrices, Emilie Schindler vive desde 1965 en una casa-granja en San Vicente, a 50 kilómetros de Buenos Aires, donada por la organización hebrea B"Nai B"Rith. Sus problemas de salud le obligan a estar atendida las 24 horas por dos asistentes que consumían el magro subsidio de la mujer. Pero con el cambio de Gobierno, el ingreso desapareció de la noche a la mañana. Alertado de su precaria situación, el nuevo Gabinete descubrió que en el ministerio no había registro alguno de la partida girada a la viuda de Schindler, por lo que se supone que provino de "fondos reservados" manejados a discreción por el anterior ministro, Carlos Corach. Ahora, el nuevo Gobierno se ha comprometido a seguir suministrándole la pensión como "reconocimiento a su aporte a la humanidad", pero de forma "blanqueada", a diferencia con la cuestionada gestión anterior.- ITZIAR BADÍA, Buenos Aires

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 19 de enero de 2000.

Se adhiere a los criterios de