Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Restaurado el "Retablo de la Epifanía", de Gillis Coingnet

Ayer se presentó en la concatedral de Santa María de la Redonda de Logroño la obra de estilo flamenco conocida como El retablo de la Epifanía (1584), del holandés Gillis Coingnet (Amberes, 1535-1599), restaurada después de seis meses de trabajo por el taller Basar, gracias a la aportación de la Fundación Argentaria. Se trata de un retablo compuesto por seis tablas verticales de similares dimensiones (131 x 88 cm), dispuestas en dos cuerpos, divididos a su vez en tres calles más un banco o predella que consta de tres tablas apaisadas y estrechas que presentan momentos de la vida de San Francisco de Asís. Las tres pinturas del cuerpo superior representan, de izquierda a derecha: San Pedro, Resurrección de Cristo y San Juan Bautista. Las del cuerpo inferior: Asunción de la Virgen-Coronación, Adoración de los Magos o Epifanía y Anunciación.Según la erudita en arte flamenco Elisa Bermejo, resalta por encima del resto la pintura de San Pedro, en la que destaca su movimiento de avance hacia el primer plano, reforzado por dos pequeñas escenas pintadas a los lados que aumentan la sensación de relieve. Además, tiene especial interés la variedad cromática que refleja la túnica de San Pedro al contacto con la luz. La tabla de San Juan Bautista se ajusta a una composición similar, es decir, el santo ocupa casi todo el espacio del primer plano y con parecido fondo de paisaje en el que también aparecen a pequeña escala dos escenas de la vida del Precursor.

El retablo fue encontrado en una pequeña ermita riojana en pésimas condiciones (maderas castigadas, pintura oxidada y telas negras y sucias) y se donó a la concatedral de La Redonda por parte de la familia Ruiz de Azcárraga.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de enero de 2000