EL "CASO PINOCHET"

El Gobierno de Aznar se echó atrás en el arbitraje con Chile

El Gobierno de José María Aznar se resistió, hasta los últimos días de julio de 1999, a aceptar una propuesta que había considerado en varias ocasiones con el Gobierno de Chile: la realización de un arbitraje internacional entre Chile y España en el marco del artículo 30 de la Convención contra la Tortura de las Naciones Unidas para abordar el caso Pinochet.El Gobierno de Eduardo Frei formalizó esta iniciativa el 24 de julio de 1999, según una carta enviada ese día por el ministro de Relaciones Exteriores de Chile, Juan Gabriel Valdés, al titular de Exteriores español, Abel Matutes. El Gobierno español consideró que era posible aceptar el arbitraje. Entre los pasos a seguir se resolvió una triple acción. Por un lado, se solicitaría un dictamen del Consejo de Estado sobre dicho arbitraje; un segundo paso consistía en enviar a Santiago de Chile una "misión reservada" con la propuesta, para entrevistarse con el canciller Valdés y con el presidente Frei, y, finalmente, el tercer objetivo pasaba por conseguir el apoyo del primer partido de la oposición, el PSOE, en este giro del Gobierno de Aznar hacia el arbitraje.

Más información

El Ministerio de Asuntos Exteriores español acometió estos pasos los últimos días de julio de 1999, tras recibir la propuesta formal del canciller Valdés. Mientras preparaba la solicitud de un dictamen al Consejo de Estado, decidió enviar a Rodolfo Martín Villa, presidente de la empresa Endesa, con fuertes inversiones en Chile, en misión secreta para entrevistarse en Santiago con Valdés y el presidente Frei, con quienes analizó en el palacio de La Moneda (sede del Ministerio de Exteriores y de la Presidencia de Chile) la idea del arbitraje y expuso la consulta próxima al Consejo de Estado. Por su parte, Matutes solicitó una entrevista a Joaquín Almunia el 30 de julio de 1999 y le expuso el plan. El líder del PSOE anunció que si se llevaba la propuesta de arbitraje al Congreso de los Diputados, votaría en contra. Al hacer público la trama diplomática, el Gobierno de Frei acusó al de Aznar de engaño. El 13 de septiembre, Matutes comunicó a Chile que rechazaba el arbitraje.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0012, 12 de enero de 2000.

Lo más visto en...

Top 50