El Senado considera inviolable el "domicilio electrónico" y pide una fiscalía informática

La Cámara alta insta a Telefónica y a los operadores de cable a mejorar el ancho de banda

"El ordenador personal y el domicilio electrónico son inviolables. Ninguna entrada o registro podrá hacerse sin consentimiento del titular o resolución judicial, salvo en caso de flagrante delito. Se garantizará el secreto de las comunicaciones electrónicas y la privacidad de los datos". En esos términos está redactado el cuarto de los catorce puntos aprobados por la Comisión Especial de Redes Informáticas del Senado, que fue ratificado ayer por el pleno de la cámara alta como conclusiones del trabajo de la comisión.Tales expresiones siguen la lógica del artículo 18 de la Constitución, que ya declara inviolable el domicilio y somete su registro a la autorización judicial salvo casos de flagrante delito. Pero ya no se trata sólo del domicilio físico, sino de extender esa garantía al domicilio virtual.

En paralelo con esta declaración, el texto del Senado aborda el problema de los instrumentos necesarios para perseguir los delitos cometidos a través de la Red. El punto quinto del trabajo aprobado enuncia dos medidas: incremento de "las dotaciones humanas y técnicas" de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado "para que puedan realizar una eficaz labor de prevención, seguimiento, control y, en su caso, persecución de los contenidos y prácticas ilícitas a través de la Red"; y la creación de una Fiscalía Especial para los Delitos Informáticos.

Otra parte de las conclusiones aprobadas por el Senado tiene que ver con las infraestructuras necesarias para que el usuario pueda sacar partido a la Red. La cámara alta dice que "las infraestructuras de alto ancho de banda y su implantación en todo el territorio nacional son una de las garantías de máximo aprovechamiento de las redes informáticas". No dice expresamente quién debe ser el encargado de tender y financiar esas infraestructuras, aunque apunta a los operadores de cable, tanto a los que obtuvieron concesiones por demarcaciones como a la "operadora dominante", en alusión a Telefónica.

En el mismo redactado se mezclan el fomento de tecnologías como la ADSL, el acceso a través de la radio en sus diferentes tipos de ondas "y en definitiva, cuantas futuras tecnologías permitan aumentar el ancho de banda y la interactividad del mismo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 17 de diciembre de 1999.

Lo más visto en...

Top 50