Alemania y EEUU firman el acuerdo para indemnizar a cientos de miles de judíos

Alemania quiere dejar saldadas las deudas con su terrible pasado de este siglo antes del próximo milenio. Éste fue el significado simbólico que rodeó la firma ayer en Berlín del acuerdo que indemnizará a centenares de miles de personas forzadas a trabajar al servicio del Tercer Reich. La secretaria de Estado norteamericana, Madeleine Albright, y el canciller alemán, Gerhard Schröder, avalaron ayer el acuerdo marco, cuyos detalles están aún por ultimar.

El trato ha sido alcanzado tras largos meses de negociación entre representantes de la industria alemana, los Gobiernos de Alemania y EEUU y los abogados de las víctimas. El acuerdo prevé crear un fondo de 10.000 millones de marcos (850.000 millones de pesetas) a repartir entre los supervivientes de esclavos, trabajadores forzados, víctimas de experimentos médicos, titulares de pólizas de seguros y de cuentas bancarias y expropiados. El vicesecretario del Hacienda norteamericano, Stuart Eizenstat, calculó ayer que existen 240.000 supervivientes de la esclavitud nazi. De esta cifra, unos 120.000 son judíos. Además, hay un millón de personas que fueron obligados a trabajar para el Tercer Reich, pero que no estaban recluidas en campos de concentración y, por lo tanto, eran consideradas como un capital y no como un contingente a exterminar mediante el trabajo.

La mitad del fondo será aportada por la industria alemana y la otra mitad por el Gobierno alemán. Los detalles para formar este capital están aún en el aire. El Gobierno alemán, que ha puesto en marcha un restrictivo presupuesto de austeridad, quiere que los länder (los Estados federados) participen en la indemnización. Los representantes de la industria, por su parte, exhortan a otras empresas alemanas a reconocer sus responsabilidades y a contribuir al fondo. De momento, participan en él hasta 70 empresas. Su número ha ido aumentando después de que el pasado 7 de diciembre, por iniciativa del Congreso Judío Norteamericano fuera publicada la lista de compañías que participaron en la explotación nazi. Los gobiernos de Bielorrusia, la república Checa, Polonia, Rusia, Ucrania e Israel, donde viven la mayoría de los supervivientes que serán indemnizados, participarán en la distribución final de los fondos para repartir.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 17 de diciembre de 1999.

Lo más visto en...

Top 50