Seis dispositivos nuevos para apuntar a las estrellas

El Hubble lleva seis giróscopos -dispositivos para orientar y apuntar el telescopio- y necesita al menos tres para poder realizar las observaciones astronómicas con la precisión debida. Los giróscopos han sido una fuente de dolores de cabeza para los responsables del telescopio desde el principio.En 1993, durante la primera misión de servicio del Hubble, los astronautas cambiaron cuatro giróscopos. En aquella ocasión, además de servicio, la misión era de auténtica reparación, puesto que se instalaron en el telescopio los artefactos que corrigieron la óptica de su espejo defectuoso. Los seis giróscopos estaban en funcionamiento en febrero de 1997 cuando una nueva tripulación fue a realizar la segunda misión de servicio del observatorio, pero poco después falló uno de estos dispositivos de orientación, otro lo hizo en 1998, y un tercero, a principios de este año.

Más información

Con tres giróscopos solamente, la situación era crítica, ya que un fallo más suponía detener el trabajo científico del Hubble. El cuarto se quedó fuera de servicio el pasado 13 de noviembre. Los ingenieros se imaginan la causa, pero no podrán estar seguros de lo que ha sucedido con estos aparatos hasta que los astronautas se los traigan y puedan analizarlos en tierra.

Corrosión de cables

Los giróscopos del Hubble giran a una velocidad constante de 19.200 revoluciones por minuto. Las ruedas van dentro de cilindros sellados, en un fluido denso, y unos cables finísimos (del grosor de un cabello humano) alimentan los motores eléctricos del dispositivo. Los expertos creen que el oxígeno del aire a presión utilizado en el montaje de los giróscopos ha provocado la corrosión de esos cables, y de ahí la avería.

En los nuevos giróscopos que instalarán ahora los astronautas se ha utilizado nitrógeno en lugar de oxígeno para evitar este problema. Los seis giróscopos van, en pares, en tres conjuntos denominados RSU. Son estos tres RSU (cada uno de 12 kilos de peso y 33 por 22 centímetros de tamaño) los que cambiarán los astronautas del Discovery.

Dentro de dos años se instalará en el telescopio un nuevo instrumento científico: la cámara avanzada ACS, de alta sensibilidad en luz visible y en ultravioleta. Después, para la misión de 2003, está previsto sustituir varios equipos. Se pondrá un espectrógrafo ultravioleta de alta sensiblidad y una nueva cámara pancromática, la WFC3, con un detector de luz visible y otro de infrarrojo cercano.

Cuando el Hubble -que pasará a la historia como un hito de la astronomía- acabe su vida útil, probablemente estará listo el sustituto, el Next Generation Space Telescope, actualmente en diseño.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 15 de diciembre de 1999.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50