Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Desinformación

Creo que la labor de una publicación del peso de EL PAÍS debería ir más allá del simple informar; debería tratar de formar y, desde luego, creo que debería, de manera decidida, evitar deformar o desinformar a sus lectores.Deforma y desinforma, sin duda alguna, el titular que aparece en el sumario del pasado lunes 6 de diciembre, cuando escribe: "Un concejal del PP casa a una pareja de homosexuales en Mataró". Deforma y desinforma porque las personas homosexuales tienen vedado su acceso al matrimonio civil. Y la sociedad debe ser informada con objetividad: la ley impide a una parte de la población, aquellas personas de una orientación sexual diferente a la de la mayoría, poder contraer matrimonio. Una pareja de lesbianas o de gays no puede casarse porque las leyes se lo impiden. Y ésa es la realidad. Decir otra cosa es engañar, desconozco con qué animo; enfocar una noticia de otra manera es desinformar y es hacer un flaco favor al colectivo homosexual, que no sólo ha de lidiar con la falta de igualdad jurídica, sino también con la falta de conocimiento, cuando no con la homofobia con que su problemática es frecuentemente abordada por los medios de comunicación.

Y ya en la página 33 se pueden leer una serie de frases desdichadas, de las que quiero destacar la que se atribuye al concejal Joan López cuando dijo que la celebración no era muy diferente a una boda civil, ya que la inscripción en el registro de las parejas de hecho "sólo se diferencia a nivel legal". Sólo se diferencia a nivel legal... ¿Qué quiere decir exactamente este señor López? ¿Para qué, entonces, esa ceremonia? O, de otra manera, ¿por qué la gente accede al matrimonio civil en lugar de contentarse con inscribirse en el registro de parejas de hecho en una "solemne ceremonia presidida por un concejal del PP"?- . Vicepresidenta de COGAM. Colectivo de lesbianas y gays de .

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de diciembre de 1999