Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL FUTURO DEL COMERCIO MUNDIAL

La revuelta de los marginados

Entre los delegados ya han comenzado las recriminaciones. Los norteamericanos justificaban su fracaso por "la enormidad de la tarea" y el "atrincheramiento en sus posiciones" de los demás. Y confirmaban que los principales escollos que habían hecho naufragar la cumbre fueron la resistencia de la UE a aceptar "sustanciales reducciones" en los subsidios agrícolas y la revuelta de los pobres contra la idea, sugerida por Clinton durante su paso por Seattle, de aplicar sanciones comerciales a los países que no respeten unos mínimos derechos laborales. En esta revuelta participaron India, Pakistán, Egipto, la Organización para la Unidad Africana y los países caribeños.Algunos países en vías de desarrollo, que constituyen dos tercios de la OMC, acusaron a EE UU del fiasco y se dijeron insultados por su marginación en Seattle por norteamericanos y europeos. "En esta cumbre, todo ha fallado", expresó un disgustado jefe de la delegación negociadora colombiana. "Nos han tratado como animales, manteniéndonos en la oscuridad, sin decirnos nada, sin consultarnos jamás", denunció el veterano ministro egipcio de Comercio, Munir Zahran. La delegación de Intermón Oxfam, una de las muchas ONG que participaron en la conferencia, confirmó que los países pobres sufrieron "un trato humillante".

La noticia del fracaso de la cumbre fue acogida con júbilo por las organizaciones opuestas a nuevas liberalizaciones del comercio. "En Seattle se ha escrito una página histórica, hemos conseguido frenar a las supuestamente irresistibles fuerzas de la globalización en beneficio de las grandes empresas", dijo Lori Wallach, directora de Public Citizen"s Global Trade Watch.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de diciembre de 1999