Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cascos critica que el PSOE no exija a González la misma responsabilidad que reclama al PP

El vicepresidente primero del Gobierno, Francisco Álvarez Cascos, aprovechó ayer una pregunta del PSOE en el Congreso para acusar a los socialistas de no aplicar en sus propias filas la doctrina sobre asunción de responsabilidades políticas que exigen ahora al PP. Los socialistas querían saber por qué el ex director de la Agencia de Cooperación Estatal Luis Espinosa ha sido mantenido durante cuatro años al frente del organismo a pesar de estar procesado por presunta malversación de fondos cuando presidía la patronal valenciana.En lugar de responder -"Espinosa cesó a petición propia", se limitó a decir-, Cascos aludió al ex presidente Felipe González, sin citar su nombre, como ejemplo de alguien que debería asumir responsabilidades políticas, al tiempo que le reprochó que hubiera comparado el Estado de Derecho con un teatro de guiñol. "Explíqueselo a esa persona que no viene por aquí y que habla de la Justicia como un teatro de guiñol o habla de ella como algo colonial", insistió. "Un día como hoy el PSOE debería tener dificultades para hablar de procesos judiciales".

Cascos se refería a las declaraciones realizadas por González el martes tras hacerse público el rechazo del Tribunal Supremo al auto en el que el juez Baltasar Garzón planteaba de nuevo la posible imputación de González por el caso Oñederra. El ex presidente dijo sentirse "como un muñeco de guiñol, movido por hilos que no conocemos. No sabemos cuándo se van a producir movimientos de este teatro de guiñol que algunos llaman Estado de derecho".

Cruce de invectivas

Tanto el diputado socialista que hizo la pregunta, Francisco Fuentes, como Cascos aprovecharon sus intervenciones para extender la crítica más allá del contenido estricto de la pregunta. Fuentes recordó que Espinosa está, además de imputado por la presunta malversación, "procesado por quiebra fraudulenta de una empresa y bajo sospecha por dar muchos millones a una ONG formada por antiguos colaboradores de la patronal". "Es llamativo que a este prenda le haya mantenido el Gobierno al frente de la cooperación internacional y con miles de millones bajo su tutela", ironizó.Por su parte, el portavoz del Gobierno, Josep Piqué, opinó en Antena 3 TV que los comentarios hechos por Felipe González "cuestionan la democracia". "Me parece de tal gravedad", agregó, "que no se justifica ni aunque sea para defenderse de implicaciones en casos penales". Según él, "pensar que el Gobierno pueda estar detrás de la actuación judicial es poner en cuestión la independencia del Poder Judicial, lo que significa cuestionar la democracia". Un comentario similar hizo Javier Arenas, secretario general del PP, en Sevilla.

El ex número dos del PSOE Alfonso Guerra admitió en Valladolid que a González "no le salió afortunada la frase"sobre el estado de derecho, pero estimó que ni Piqué ni Arenas tienen "catadura moral" para acusar al ex presidente de cuestionar la democracia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 25 de noviembre de 1999