Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Junta deja de enviar inmaduros a la beneficencia por su uso comercial en un centro de la Iglesia

La Junta ha suspendido la entrega a centros benéficos malagueños de los inmaduros decomisados por sus servicios de inspección pesquera, tras conocer el jueves pasado el uso comercial en el hostal de la Casa de Espiritualidad de Málaga de una partida donada a las Hermanitas de los Pobres el día anterior. Esta decisión es provisional entretanto se cierra un expediente del que pueden derivarse sanciones para esta institución dependiente del Obispado. Se da la paradoja de que los inmaduros se sirvieron en el almuerzo de un foro internacional sobre protección del medio ambiente.

El delegado de la Consejería de Agricultura y Pesca en Málaga ha decidido paralizar las donaciones a las instituciones de beneficencia del pescado inmaduro que se decomisa en su distrito. "De momento, lo destruiremos", comentó José María Rodríguez. En su opinión, estos inmaduros proceden de una partida de 810 kilos de jureles decomisada el miércoles en Mercamálaga, que fue donada a las Hermanitas de los Pobres: "Como era una cantidad muy importante, no la pudieron consumir y hemos comprobado que la distribuyeron entre asociaciones benéficas de monjas de clausura de Ronda y Antequera y también una parte fue al seminario de Málaga". El director de la Casa diocesana de Espiritualidad, Antonio Rubio, declaró que "el seminario de Málaga es una institución distinta" aunque vecina al centro que él regenta. Rubio mostró a los inspectores una factura de compra de jureles en el mercado, pero éstos consideraron que "era imposible que con 900 pesetas se compraran jureles para 100 personas".

Los participantes en el foro de ONG del Mediterráneo observaron que en el pescado variado que se sirvió en el almuerzo del jueves había, junto a boquerones de talla legal y calamares sin problema de medida, jureles inmaduros. Juan Clavero, el dirigente de Ecologistas en Acción, le señaló la anomalía al delegado de la Consejería de Medio Ambiente, Ignacio Trillo, que estaba presente. Trillo advirtió al delegado de Pesca que ordenó una investigación inmediata. Rodríguez consideró que "no es muy lógico que un pescado que se dona a una institución religiosa para la beneficencia, sea utilizado por otra institución religiosa con fines lucrativos". Según el delegado de la Junta, representantes de 80 ONG de 21 países del Mediterráneo han estado alojados en el hostal de la Casa diocesana de Espiritualidad en régimen de pensión completa a razón de 9.000 pesetas diarias.

La Junta ultima el expediente abierto por este caso, que puede terminar con una sanción, la notificación al fiscal o su archivo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de noviembre de 1999