Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Quince aplauden la propuesta de reducir la nicotina de los cigarrillos

España se muestra contraria a aumentar el impuesto al tabaco

El consejo de ministros de Sanidad de la Unión Europea acogió ayer favorablemente la propuesta de la Comisión Europea de reducir los niveles de nicotina, alquitrán y monóxido de carbono de los cigarrillos. "No ha habido ninguna reacción contraria a la propuesta de directiva de la Comisión", destacó ayer en Bruselas el ministro español de Sanidad, José Manuel Romay Beccaría.

Bruselas aprobó el martes pasado una propuesta de directiva que pretende reducir de 12 miligramos a 10 el contenido máximo de alquitrán y establecer un tope de 1 miligramo de nicotina y 10 miligramos de monóxido de carbono por cigarrillo. La Comisión pretende también emitir las etiquetas comerciales de los cigarrillos light, ultralight, bajo en nicotina y mezcla por entender que incitan a fumar más en una población que cree que ese tipo de cigarrillos no son nocivos para la salud.En general, los ministros de la Unión Europea acogieron bien las propuestas restrictivas de la Comisión, pero ése no es tampoco un indicio demasiado significativo. Todos ellos comparten el objetivo genérico de la propuesta de directiva: la lucha contra el tabaquismo.

Pero pasada la reacción pública de los ministros, ahora deben entrar en acción los negociadores y aquí es donde empiezan a chocar los intereses de unos y otros. Por ejemplo, algunos Estados aprueban la iniciativa de Bruselas, pero consideran que se queda corta. Países como el Reino Unido, Suecia y Bélgica defienden la supresión de las ayudas que la Unión Europea otorga al cultivo de tabaco. Pero a una medida de ese calibre se opone España, uno de los principales cultivadores.

El ministro Romay defendió una línea más sutil que la supresión de esas subvenciones: "Lo que hay que hacer es potenciar las ayudas a cultivos alternativos para ir reduciendo la producción de tabaco". Extremadura es el principal cultivador en España.

El comisario de Agricultura, Franz Fischler, se ha opuesto tradicionalmente al recorte de esas ayudas con el argumento de que las importaciones de tabaco aumentarán para sustituir los recorte de producción en Europa y defendió una reforma de las ayudas en el sentido de beneficiar los cultivos de más calidad. El ministro Beccaría se declaró contrario a aumentar la fiscalidad del tabaco como medio para combatir el tabaquismo.

Por su parte, el presidente de la Unión de Asociaciones de Estanqueros de España, Manuel Fernández Vicario, manifestó ayer a Servimedia que considera exagerado que una directiva comunitaria obligue a imprimir en todas las cajetillas de tabaco la leyenda fumar mata. "Es una persecución contra un producto legal", añadió Fernández Vicario.

La Unión Europea es el quinto productor mundial de tabaco, con una producción de 33.200 toneladas al año, el 5,1% del mundo. La industria del tabaco emplea a tiempo completo a 170.000 personas en el campo y a 30.000 más en la industria transformadora. Los cultivos de tabaco, como otros productos agrícolas de la Unión Europea, están subvencionados. España es el segundo productor europeo de tabaco después de Grecia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de noviembre de 1999