Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
10 AÑOS SIN MURO

Wittenberg, corazón de la protesta

Crisis económica y brotes de racismo empañan la bucólica ciudad de Lutero

"Lutero no da de comer". Los habitantes de Wittenberg resumen con esta frase el espíritu de los tiempos en la ciudad que fue cuna del protestantismo en el siglo XVI y, casi quinientos años más tarde, uno de los centros de la protesta de la oposición religiosa contra el sistema comunista en la RDA.Fue en la Iglesia del Castillo de Wittenberg donde Lutero anunció sus 95 tesis contra la venta de Indulgencias el 31 de octubre de 1517, y fue aquí donde el párroco Friedrich Schorlemmer y un grupo de pacifistas de la Iglesia Evangélica presentaron sus "20 tesis para la democratización de la RDA" el 31 de octubre de 1988, un año antes de la revolución pacífica de otoño.

La RDA fue absorbida por la RFA y la iglesia del Castillo está hoy rodeada de andamios. Las huellas de la restauración son visibles en el casco antiguo de esta villa de 50.000 habitantes. En una de las casas del pintor Luchas Cranach el Viejo, otro coetáneo de Lutero, cuelgan estos días recuerdos del pasado: pancartas contra los misiles de la OTAN, proclamas a favor de una franja desnuclearizada en Centro Europa y fotos de las ofrendas florales a un tanque soviético T-34, que acabó siendo derribado de su pedestal. No lejos hay un anticuario de libros. En su vitrina, el libro Perestroika y Nuevo Pensamiento para nuestro país, de Mijaíl Gorbachov.

Wittenberg es meta obligada para cualquier ruta por la historia de los conflictos políticos y religiosos en la Europa del siglo XVI. Sin embargo, los turistas visitan las iglesias y los museos, y continuan viaje, hacia Leipzig, a 70 kilómetros, o hacia Berlín, a 100 kilómetros.

El paro es el problema más grave tanto de Wittenberg, como del land (Estado) de Sajonia-Anhalt al que pertenece. Oficialmente, el desempleo afecta a un 21% de la población activa local, y afectaría al 31% de no ser por el generoso programa de medidas de fomento del empleo y recapacitación profesional subvencionadas por el Estado, según Reiner Haseloff, el director de la Oficina de Empleo municipal. Por el número de puestos de trabajo, las dos principales compañías de Wittenberg son dos empresas públicas que desmontan viejas infraestructuras industriales y militares y sanean edificios. Sólo después viene la fábrica de abonos nitrogenados, SKW Piesteritz, una empresa privatizada en 1993, cuya plantilla (8000 trabajadores antes de la reunificación) ha quedado reducida a menos de una décima parte.

En época de la RDA, Wittenberg era un importante centro de industria química. La SKW Piesteritz exportaba su mercancía a la URSS y los socios del COMECON (mercado común socialista) y se beneficiaban de las materias primas baratas. Con la llegada del marco occidental en julio de 1990, todo cambió.

El nuevo propietario, la empresa SKW Trostberg de Baviera (una filial del consorcio VIAG), impuso sus condiciones y recortó drásticamente la plantilla. Durante cinco años la Treuhand (la empresa privatizadora de los bienes de la RDA) y su sucesora ha ayudado a la SKW. El fin del periodo de gracia incrementa la inquietud entre los trabajadores. Una nueva reducción de plantilla, decidida en abril, va a enviar a la jubilación anticipada o al paro a otros 160 trabajadores.

La bucólica apariencia de Wittemberg es engañosa. Mouhammed Abdoul-Razan, el africano,procede de Togo y reside en Wittenberg desde 1992. Dos veces ha sido atacado este año por un grupo de racistas cuando regresaba a su casa, en un barrio periférico. "Sólo un vecino se atrevió a llamar a la policía, pero primero, mientras me pegaban, me preguntó si consideraba necesario hacerlo", relata.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 8 de noviembre de 1999