Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El sindicato de ATS vasco cree alarmante el déficit de matronas

La sanidad pública vasca padece un "alarmante" déficit de matronas y esta situación se agrava año tras año y obliga a recurrir a enfermeras no especializadas para cubrir las carencias existentes. La situación en los hospitales, y especialmente durante los periodos vacacionales es "desastrosa" según asegura el SATSE (Sindicato de Asistentes Técnicos Sanitarios de España) , mayoritario en el sector, que destaca como incluso el 10% de las 248 plazas aprobadas presupuestariamente cada año, cifra que consideran insuficiente de por sí, no se cubre por "desinterés" de Osakidetza.El sindicato de ATS denunció recientemente que el hospital de Basurto, tras abrir la nueva unidad de urgencias de Obstetricia y Ginecología se ha encontrado sin matronas para cubrir esas plazas. "Se va a echar mano de enfermera no especializadas" . El centro, acusan, "no ha mostrado el más mínimo interés en hacer un anuncio público en busca de personal preparado". El Satse desea que Basurto busque matronas, en Euskadi o en otros puntos de España si no las hay en la comunidad.

La actitud de las administraciones vasca y estatal es similar en lo que se refiere al curso de formación que instruye en este terreno a los profesionales de la enfermería. "Cada año existe la posibilidad de ofertar 252 plazas para realizar la especialidad en todo el Estado y este ejercicio desde Madrid sólo han convocado 197", indica José Antonio Léniz, secretario del Satse en Euskadi.

La comunidad autónoma tiene la posibilidad de pedir 16 plazas, pero desde hace tres años Osakidetza sólo solicita diez, todas ellas en Vizcaya. Para el sindicato de ATS es incomprensible esta actitud de la administración autónoma ante la demanda existente. "La respuesta oficial es que el proceso formativo es muy caro, y que no tienen tampoco la seguridad de que todas las personas formadas terminen trabajando aquí", señalan. El precio de un curso, dos años académicos, supone un coste por persona de 100.000 pesetas mensuales, que debe abonar la administración sanitaria.

En vacaciones, peor

Las plazas teóricas asignadas por centros en cada curso son dos en Txagorritxu, cuatro más en Aránzazu, seis en Cruces y cuatro en Basurto. Sólo los dos últimos hospitales han usado su derecho a instancias de Osakidetza en los tres últimos ejercicios. Hasta este año, durante el periodo formativo las enfermeras perdían la plaza que ocupaban hasta ese momento, circunstancia que se corregirá a partir de este año con la aplicación de una suerte de excedencia.

Los problemas son más graves en los hospitales que en los centros de atención primaria, al existir en ellos una mayor carga de trabajo y peores condiciones laborales en cuanto a turnos y vacaciones. Las épocas de vacaciones o la cobartura de una simple baja obligan a recurrir a personal no especializado. Las funciones que desempeñan en asistencia primaria las matronas se centran en el control del embarazo y en la preparación del parto, además de desarrollar visitas postparto. En los hospitales estas especialistas intervienen también en el momento en que las mujeres acuden a él para dar a luz.

La plantilla estructural de matronas actual en el País Vasco es de 248 personas, 115 de ellas en centros hospitalarios, y en asistencia primaria -ambulatorios y centros salud- las 133 restantes. Ésta es la cifra que se aprueba anualmente en los presupuestos oficiales del Gobierno vasco, pero desde el sindicato de enfermería señalan que un 10% de estas plazas, que consideran ya de por sí insuficientes, no se halla cubierto al no existir profesionales suficientes para hacerlo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de noviembre de 1999

Más información

  • Enfermeras sin formación específica cubren la falta de especialistas