Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Éxito en Cádiz de una revolucionaria técnica contra el "tórax de embudo"

El pequeño L. B, de cuatro años, podrá hacer vida normal en apenas una semana en su localidad natal de San Fernando. Descansa en la planta de Pediatría del hospital Puerta del Mar de Cádiz ajeno a la vorágine científica, sanitaria e informativa que despertó ayer su operación. Sin saberlo, se ha convertido en el paciente aquejado por una deformación torácica que menos tiempo ha pasado por un quirófano en Europa para corregir esta dolencia y también el que se recuperará antes de su afección.El responsable de la experiencia es el doctor Donald Nuss, un cirujano estadounidense que llegó a Cádiz desde Virginia con una técnica innovadora que ha practicado con éxito a más de 200 niños y jóvenes en su país durante la última década.

"Las cosas han ido muy bien. Todo el personal del hospital ha colaborado estupendamente y hemos obtenido unos resultados excelentes porque el niño tenía una gran depresión torácica. La intervención ha sido muy limpia y el paciente apenas ha sangrado", relataba tras la operación Nuss, que, con 60 años y varios galardones a sus espaldas, se mostró sorprendido ante la expectación informativa que levantó su presencia.

Médicos y decenas de estudiantes de enfermería se acercaron a escuchar sus impresiones y presenciar la proyección de una operación similar, practicada hace varios años. Más exultante se manifestó, el jefe de la Unidad de Cirugía Pediátrica del hospital Puerta del Mar, Jorge Rodríguez Alarcón: "La operación ha sido un completo éxito".

En apenas media hora

Dieciseis cirujanos pediátricos procedentes de España y Portugal asistieron en directo a la intervención. La fórmula consiste en practicar dos pequeñas incisiones laterales en el tórax para introducir por debajo del esternón, con la ayuda de un sistema de videocirugía, una barra metálica que, una vez dentro, se gira para empujar el esternón hacia arriba y sostenerlo en dicha posición. Todo esto transcurrió en un tiempo de entre 20 y 30 minutos, muy lejos de las cinco horas que ese emplean generalmente en una intervención convencional.

La técnica revolucionaria de Nuss conjuga rapidez, limpieza, eficacia y sencillez. Desde hace 11 años, cuando empleó por primera vez su método, utiliza estos ingredientes en sus intervenciones para curar el pectus excebatum o deformación torácica por hundimiento de la cavidad del pecho, conocido popularmente como "tórax de embudo", que padecen uno de cada mil niños en el mundo.

"Tuve el valor de experimentar con éxito en un paciente porque no me gustaba la técnica convencional", presume el cirujano estadounidense, que recibió todo tipo de elogios en Cádiz. "Lo que más nos ha sorprendido es su tranquilidad en el quirófano", detalló Jorge Rodríguez, quien cursó la invitación a Nuss hace unos meses.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de octubre de 1999