Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Philip Morris, primera tabacalera que reconoce que fumar causa cáncer

La empresa norteamericana Philip Morris, la mayor tabacalera del mundo, reconoce ahora en público lo que llevan más de tres décadas diciendo los médicos y las autoridades sanitarias: la nicotina es adictiva y fumar cigarrillos produce cáncer de pulmón, enfermedades del corazón, enfisema y otros males graves. Esta tardía confesión ha sido efectuada en Internet, en la página oficial de la empresa fabricante de Marlboro, y forma parte de una campaña de mejora de imagen que ha costado 100 millones de dólares (unos 15.000 millones de pesetas). El presidente Bill Clinton dio ayer la "bienvenida" a la confesión de Philip Morris, aunque añadió que "llega muy tarde". "No hay cigarrillos seguros", dice la tabacalera norteamericana en su página web (www.philipmorris.com).

Philip Morris, que como el resto de la industria del tabaco ha negado desde los años sesenta la existencia de vínculos objetivos entre el fumar y una serie de enfermedades, se retracta ahora. "Hay un aplastante consenso médico y científico sobre el hecho de que fumar cigarrillos provoca cáncer de pulmón, enfermedades del corazón, enfisema y otros graves males", dice el texto de la información facilitada por Philip Morris en Internet. "Los fumadores tienen muchas más posibilidades que los no fumadores de desarrollar graves enfermedades como el cáncer de pulmón", insiste al aconsejar a los jóvenes que no se inicien en este hábito.

Philip Morris ofrece consejos sobre cómo dejar de fumar y facilita los ingredientes de cada uno de sus productos, aunque no detalla las proporciones. Steven Parris, vicepresidente de la empresa, dice que la tabacalera ya había suministrado a las autoridades sanitarias una lista de ingredientes, pero reconoce que ésta es la primera vez que lo hace al público.

El Gobierno de EE UU presentó el pasado 22 de septiembre su primera demanda contra la industria del tabaco. Su intención, anunciada por la fiscal general, Janet Reno, es recuperar parte de los 20.000 millones de dólares anuales que las autoridades se gastan a causa del consumo de cigarrillos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de octubre de 1999