Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Actores de "Barrio" protagonizan la adaptación al cine de "Krampack"

El joven cineasta Cesc Gay rueda el filme inspirado en la obra teatral

Cesc Gay es aquel joven catalán que con cuatro duros rodó en Nueva York junto a su amigo argentino Daniel Gimelberg su primer largometraje, Hotel room, con actores noveles y un único plató: la habitación de su colega. ¿Lo recuerdan? Un año después del estreno de su ópera prima, Gay vuelve a rodar. Esta vez, una película bien distinta y con más presupuesto. Se titula Krampack, igual que la obra de teatro de Jordi Sánchez en la que está inspirada, y narra el despertar a la vida de dos adolescentes. El escenario: un pueblo costero. El cineasta ha elegido la pintoresca localidad catalana de Garraf como decorado.Gay y sus actores aprovecharon que estaban filmando cerca de Sitges para presentarse en la sede principal del festival de cine y explicar a la prensa de qué va Krampack. Los acompañaron la inseparable pareja formada por Jordi Sánchez y Joel Joan, protagonistas en su día de la pieza teatral escrita por el primero. Sus papeles los interpretan en la película el rubiales Fernando Ramallo (La buena vida, Carreteras secundarias), que encarna a Dani, y el debutante Jordi Vilches, que da vida a Nico. Completan la panda dos jóvenes actores que se dieron a conocer en Barrio, Marieta Orozco (premio Goya a la mejor actriz revelación por ese filme) y Eloy Yebra, y la jovencísima Esther Nubiola.

Entre la obra y el guión cinematográfico hay diferencias. Para empezar, la edad de los protagonistas. Mientras que los dos personajes imaginados por Jordi Sánchez tenían unos 25 años, Cesc Gay y Tomàs Aragay -que firma el guión con él- han optado por dos adolescentes. "Nos pareció más fácil explicar el despertar emocional y sexual a esta edad", se justificó el director. Pero hay más. El montaje sucede en un piso donde conviven tres amigos y la ex novia de uno de ellos. En el filme, la trama se sitúa en un pueblo frente al mar y dura lo que unas breves vacaciones.

La historia cuenta un viaje iniciático: el de Dani y Nico desde la adolescencia al siguiente estadio. Son compañeros de clase y amigos. Aprovechando que los padres de Dani se van de viaje, ambos se quedan 10 días solos en casa. Se adentran en la calidez del ambiente veraniego; conocen a dos chicas y empiezan las travesuras.

Así explicado parece un episodio de Verano azul, pero nada más lejos de la intención del director. "En Krampack pasan cosas graves, bastante bestias, pero la idea es convertirlas en sencillas, no hacer un drama de nada", aclara Gay, quien afirma que el tono que persigue en el filme es el de un humor especial, parecido al que destilaba su primer largometraje.

Está previsto que el rodaje finalice el 20 de noviembre. Su presupuesto: 269 millones de pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de octubre de 1999