Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Solana sumará el mando de la UEO a su posición como "míster PESC"

Javier Solana será elegido nuevo secretario general de la Unión Europea Occidental (UEO), la organización defensiva de la Unión Europea (UE). De esta forma completará sus competencias como alto representante de los Quince para la política exterior, con las responsabilidades defensivas, en una organización, la UEO, destinada a integrarse en la UE. Finlandia, el país neutralista que ostenta la presidencia comunitaria este semestre, ha cambiado de posición y se muestra ahora favorable a que Solana ostente el "doble gorro".

Solana simultaneará las funciones de míster PESC (Política Exterior y de Seguridad Común), en su condición de secretario general del Consejo de Ministros de la UE, con la jefatura de la UEO (la mini-OTAN europea) prácticamente seguro desde el próximo noviembre, cuando finaliza el mandato de su actual secretario, el portugués Jose Coutilheiro.La importancia de esta elección radica en que refuerza el papel del míster PESC al completar su tarea como portavoz de la política exterior de la Unión con la del diseño de una futura política de defensa. O, en términos más prácticos, amplía sus competencias desde el ámbito de los asuntos exteriores para incluir al de defensa, incorporando a los ministros de este ramo a la dinámica de la UE.

La principal oposición a este "doble gorro" provenía del neutralismo finlandés. Al estar Finlandia fuera de la UEO, temía que la decisión de compartir ambos cargos mermase sus eventuales derechos futuros a alzarse con la secretaría general del Consejo, que lleva aparejada la función del míster PESC, porque en la práctica sólo podrían optar a ese decisivo puesto los ciudadanos de Estados miembros afiliados a ambas organizaciones.

"Hemos discutido el asunto con todos los Gobiernos y con el propio Solana y estamos redactando ya una fórmula que resulte aceptable para todos", manifestó ayer a este diario el director político del Ministerio de Exteriores finlandés, Bertdi Torftila. Lo será, porque "nadie presenta obstáculos" a la idea, una vez que la propia Finlandia ha disuelto los suyos, aunque, según el presidente semestral del Comité Político, su país ha actuado en este debate estrictamente como presidente de la Unión.

La fórmula será "muy práctica y muy poco filosófica", precisó Torftila. Aunque éste no ofreció más detalles, lo más probable es que se articule en una declaración suscrita por los Gobiernos de los países que forman parte de la UE pero no de la UEO, como la propia Finlandia, Suecia, Irlanda y Austria, los de tradición neutralista. En ella podrían dar su acuerdo al principio del "doble gorro", por lo menos en esta próxima elección, aunque dejando claro que esa aceptación no merma sus derechos.

Superado este obstáculo, quedará otro de menor alcance político. Fuentes del Gobierno portugués han dejado claro que apoyarán la continuidad de Coutilheiro al frente de la UEO. Aunque quizá se trate de una posición negociadora para obtener compensaciones en otros nombramientos, pues Lisboa acaba de perder su candidatura al Banco Europeo de Inversiones en la persona de Víctor Constancio y en favor del exministro de Hacienda belga Philippe Maystadt, así como el único puesto de alto funcionario de la Comisión.

La fórmula de Finlandia será aprobada en la reunión que su Consejo de Ministros celebrará mañana, indicaron otras fuentes de la presidencia. Podría presentarse al Consejo Europeo extraordinario que los Quince celebrarán durante el fin de semana en la ciudad de Tampere, o bien al próximo Consejo de Asuntos Generales (ministros de Exteriores). En su preparación ha influido activamente el presidente finlandés, Martii Ahtisaari, partidario de que su país siga desempeñando un papel específico en política internacional -como él mismo protagonizó en la negociación final de la guerra de Kosovo-, pero alejado del "fundamentalismo" neutralista.

Margen de tiempo

La proyectada inserción de la UEO en el UE -que debe iniciarse en el año 2000- decidida por la reciente cumbre de Colonia, permitirá a los cuatro países neutralistas un margen de tiempo para que sus opiniones asuman un mayor alineamiento con las intervenciones en el exterior. Aunque países como Finlandia son ya muy activos en operaciones de imposición de la paz, procuran decidir su participación caso por caso.Mientras, la Comisión Europea está ultimando el esquema de coordinación de sus comisarios de Relaciones Exteriores (el coordinador, Chris Patten; Pascal Lamy, de Comercio; Günther Verheugen, de Ampliación, y Poul Nielson, de Desarrollo) con míster PESC, que inicia sus funciones el próximo lunes. "A Solana le tocará fraguar y representar el consenso entre los 15 Gobiernos, y a Patten, allegar los recursos para dar contenido a las actuaciones consensuadas", indicó ayer un colaborador del comisario británico, quien añadió que, además, Patten tratará de "proponer iniciativas". La idea del Ejecutivo es establecer foros de coordinación entre la Comisión y el Consejo a todos los niveles. En el más alto habría reuniones periódicas Solana-Patten y el secretario del Consejo asistiría a algunas o todas las reuniones de los comisarios de Relaciones Exteriores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de octubre de 1999

Más información

  • Finlandia acepta el nombramiento del español