Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:SABINA DE LA CRUZCRÍTICA LITERARIA

"Los escritores pertenecen al pueblo"

Sabina de la Cruz, bilbaína recuperada para Bilbao tras su jubilación como profesora universitaria en Madrid, estuvo 12 años junto al poeta Blas de Otero "sin contar los de noviazgo". Recientemente descubrió una placa en la casa de la capital vizcaína donde nació su compañero y ayer participó en la lectura pública de Paz en la guerra. Pregunta. ¿Por qué ha decidido intervenir en un homenaje como éste? Respuesta. Unamuno es una de nuestras grandes glorias. Y además, de la obra de Unamuno, una de las novelas que más me gustan es precisamente ésta, Paz en la guerra. P. ¿Desearía un homenaje similar a Blas de Otero? R. Creo que Bilbao debería de hacerlo. Pero sobre todo que se dé a conocer bien su obra para que los estudiantes y el público en general puedan aprovecharse de una obra bellísima. P. Hace poco descubrió una placa conmemorativa en la casa donde nació el poeta. ¿De qué sirven actos como ése y como el de hoy [por ayer]? R. Son un recordatorio importante, porque se va perdiendo la memoria. Los escritores son una parte del patrimonio de todo el pueblo. P. ¿No ha vivido Bilbao a espaldas de estos dos escritores? R. Ambos, Blas de Otero y Unamuno, son más conocidos fuera que en su tierra. Pero hasta cierto punto. La gente de aquí les conoce más de lo que parece. Es muy importante cualquier gesto de cariño hacia estos escritores que han tenido a Bilbao y a la cultura siempre tan presente, para cualquier cosa, para llorar y para alegrarse de su tierra, pero presente. P. Como experta en literatura, ¿falta el escritor bilbaíno que muestre la ciudad de hoy? R. En Bilbao hay escritores magníficos en este momento, que reflejan todo su dolor y toda su alegría. P. ¿Qué cree que dirían Unamuno o Blas de Otero del Bilbao actual? R. Estarían encantados. Todo lo que sea abrirse hacia afuera es importantísimo. Lo tendríamos que hacer todos. Salir es necesario para conseguir una mirada más universal y también más apreciativa de tu propia casa. P. ¿No le pesa llevar el peso de la memoria de Blas de Otero? R. ¿Cómo me va a resultar pesado? Yo sigo enamorada de Blas.

MÁS INFORMACIÓN

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de septiembre de 1999